Los mexicanos aprueban la reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto, pero lo hacen “a regañadientes” por el nivel de desconfianza que provocó la administración del gobernante priista y cuyo mandato concluirá el 30 de noviembre de 2018.

Carlos Pascual, David G. Victor y Rafael Fernández de Castro Medinas publicaron un paper para The Brookings Institution sobre la aceptación de la reforma energética, una de las de mayor calado entre las impulsadas por Peña Nieto, temerosos de la posibilidad “de un resurgimiento del nacionalismo económico” que “pudiera estancar o revertir aspectos de la reforma energética”.

Los temores de los autores no son infundados: los sondeos dan al izquierdista Andrés Manuel López Obrador una ventaja de entre 15 y 20 puntos sobre su competidor más cercano y lo favorecen con entre 40% y 50% de la intención del voto para la elección presidencial del 1 de julio. El candidato presidencial por la coalición Juntos Haremos Historia no se ha pronunciado por la cancelación de la reforma, pero sí por la revisión minuciosa de los contratos otorgados hasta el momento en la nueva realidad petrolera de México.

¿Sobrevivirá la reforma energética a la transición política en México? Lo que los mexicanos opinan es el título del sondeo, que es a la vez una toma de postura ante lo que califican de “los logros de la firma de la administración del presidente Enrique Peña Nieto”, refiriéndose a la reforma energética, y el “resentimiento público” de los ciudadanos ante una administración marcada por escándalos de corrupción, hecho que amenaza con beneficiar el voto a un candidato que podría, en opinión de los autores, echar atrás los “importantes beneficios”.

En el documento, los autores recuerdan que “López Obrador se opuso a la reforma energética en la elección presidencial 2012” y que “se ha comprometido públicamente a revisar todos los nuevos contratos de energía y aceptar sólo aquellos que considere legítimos y en el interés nacional de México”.

Y los resultados de la encuesta, apuntan sus autores, muestran que a pesar de la desconfianza frente a las bondades de la reforma, entre los encuestados existe una “aceptación a regañadientes” de la misma, en línea con las declaraciones insistentes de la actual administración de que las reformas son irreversibles.

En la encuesta, a la aseveración planteada por los autores de “Las reformas en el sector de la energía están dando buenos resultados”, 61% de los encuestados respondieron no estar de acuerdo, frente a 27% que se dijeron de acuerdo, el margen más amplio en el sondeo entre quienes desaprueban la reforma y quienes la ven con buenos ojos. Para “Las reformas al sector energético fueron necesarias por el país”, 47% de los encuestados respondieron no estar de acuerdo con ella, frente a 41% que se dijeron de acuerdo. 

Es la respuesta favorable al planteamiento de “La reforma al sector energético debe continuar”, con 48% de los encuestados a favor y 37% en contra, la que hace albergar esperanzas a Pascual, Victor y Fernandez de que su encuesta incida en las decisiones de quien pudiera resultar elegido Presidente el 1 julio, siempre que haya sido crítico a estas reformas en algún momento, y que pudiera dar pie a pensar en que en un triunfo probable pudiera entonces poner en entredicho su continuidad transexenal. 

Carlos Pascual fue embajador estadounidense en México entre el 2009 y el 2011; actualmente es vicepresidente senior de la división de energía global de IHS Markit, firma especializada en servicios de información estratégica para empresas. David G. Víctor es un académico cuyo campo de especialidad son los sectores altamente regulados, como la energía eléctrica, y cómo la regulación afecta al funcionamiento de los principales mercados de la energía; actualmente es copresidente de la Iniciativa Croos-Brookings sobre Energía y Clima del Brookings Institution. Rafael Fernández de Castro Medinas fue asesor de política exterior del presidente Felipe Calderón; en la actualidad se desempeña como director del Centro de Estudios México-Estados Unidos  de la Universidad de California en San Diego. The Brookings Institution, el organismo que auspicia el sondeo, es una organización privada basada en Washington, DC, Estados Unidosm, dedicada a analizar cuestiones de política pública a nivel nacional y global.

Un destinatario con nombre y apellido

La premisa central del trabajo es que, dado el encono popular contra la administración de Enrique Peña Nieto, el voto de castigo pueda dar el triunfo de la elección a quien encarne un proyecto contrario al del titular del Ejectutivo aún en funciones, dando al vencedor —por alusión como por mención, Andrés Manuel López Obrador— la creencia de que cuenta con el apoyo popular suficiente para interrumpir una reforma que ha sido promocionada como logro de Peña Nieto. Los autores hacen saber a este probable ganador que la opinión pública avala la continuidad de la reforma, a pesar de que no ven los beneficios de ella.

“Nuestra encuesta muestra que [los mexicanos] detectan el potencial [de la reforma energética] para mejorar sus vidas, pero también temen profundamente la corrupción y los precios más altos, y no están seguros sobre cuándo y cómo las promesas políticas se convertirán en beneficios reales para su país y para ellos mismos”, apuntan los autores en el estudio.

Los autores advierten también a López Obrador, siempre que resulte electo, que dar continuidad a la reforma energética le dará certeza a los mercados, y el flujo de inversiones al sector se mantendrá, continuidad que debe sostenerse sobre la tarea de comunicar a la población de el real funcionamiento de la reforma (¿hubo entonces una explicación lejana a la realidad?). “Crear confianza para sostener la reforma energética de México através de su próxima transición política no será fácil, pero comienza hablando abiertamente —con el público, no sólo las elites— sobre cómo funciona realmente la reforma”, dicen Pascual, Victor y Fernandez, y rematan: “La capacidad de México para satisfacer sus aspiraciones de seguridad energética y prosperidad podría estar en la balanza”.

[email protected]