De las 80 empresas precalificadas por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para participar en la tercera fase de la Ronda Uno, 65% son mexicanas, una concurrencia nacional nutrida que de reflejarse en las adjudicaciones que se lleven a cabo en la subasta de 25 campos terrestres de hoy, será un primer paso rumbo a la conformación de un industria nacional de extracción de hidrocarburos, meta planteada en la reforma energética.

Los últimos cambios en la estructura de los licitantes publicados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) fueron el cambio de Newpek, la filial operadora de exploración y producción petrolera de Alfa, que participará en consorcio con la chilena GeoPark Limited. Newpek cerrará el 2015 con una producción total superior a los 2.8 millones de barriles de petróleo crudo equivalente extraídos en la provincia de hidrocarburos no convencionales en Eagle Ford del sur de Estados Unidos, continuación geológica de los shales mexicanos.

Grupo Carso, de Carlos Slim, participa en lo individual la filial Carso Oil and Gas, que surgió en abril pasado de la fusión de la rama de infraestructura y perforación, con activos de 3,478 millones de pesos. Carso arrienda desde el 2013 la plataforma petrolera autoelevable Independencia, en el Golfo de México, a Petróleos Mexicanos.

La recién constituida Petrobal, de Grupo Bailleres, dirigida por el ex titular de Exploración y Producción de Pemex, Carlos Morales Gil, se alió con la estadounidense PetroSouth Properties, para ampliar su capital contable. Petrobal, en consorcio con la estadounidense Fieldwood Energy, obtuvo un contrato que deberá firmar antes de febrero del 2015 en la segunda licitación de la Ronda Uno, ofertó 74% de participación del Estado en la utilidad operativa.

Las contratistas de Pemex

De forma individual participa Grupo Diavaz, que desde hace 60 años es contratista de Pemex en actividades marinas, buceo, operación de campos, compresión y transporte de hidrocarburos y ha extendido sus negocios con alianzas en nueve países.

Entre otras contratistas tradicionales de Pemex están Perfolat, que lleva a cabo perforaciones y es proveedor de equipo de la estatal, y Grupo R, de Ramiro Garza, que lleva 40 años en el negocio de la perforación de pozos petroleros para Pemex y geotérmicos para la CFE; cuenta con tres plataformas semisumergibles de sexta generación en aguas profundas mexicanas, además de contratos de servicios para Pemex en el mayor activo productor mexicano en aguas someras: Ku-Maloob Zaap, entre otros negocios. Ambas participan en consorcios aparte.

Otras firmas que se constituyeron en México para esta licitación son: Jaguar, del fondo mexicano de inversiones Grupo Topaz, con sede en Monterrey, Nuevo León, presidida por Javier Zambrano, quien fuera consejero de la petrolera francesa Shclumberger en México, y Citla Energy Onshore, filial mexicana del fondo estadounidense de capitales Acon.

[email protected]