La canciller alemana Angela Merkel pidió al primer ministro británico Boris Johnson una "solución pragmática" sobre Irlanda del Norte, que provoca tensiones entre el Reino Unido y la Unión Europea.

En una rueda de prensa en línea desde la cumbre del G7 en Carbis Bay (suroeste de Inglaterra), Merkel declaró que le había pedido "una solución pragmática a las disposiciones del Brexit" a Johnson, durante un encuentro bilateral.

"La prosperidad común" de Gran Bretaña y de la Unión Europea "es de la mayor importancia", dijo.

La UE "necesita, por decirlo de alguna manera, controlar su mercado" y "el hecho de no introducir controles fronterizos entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda no cambia nada", añadió.

"Pero cuando se trata de ponerlo en práctica [el acuerdo del Brexit] deberíamos examinar dónde podemos mejorar, para beneficiar a los ciudadanos de Irlanda del Norte", aseveró.