Los cancilleres de Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay abrieron formalmente las negociaciones para un tratado de libre comercio  (TLC) entre Mercosur y Canadá, representado por el ministro de Comercio, François-Philippe Champagne, el viernes en Asunción.

“Lo que hacemos en este acto es lanzar oficialmente las negociaciones, y dar instrucciones para que en dos semanas se inicie en la ciudad canadiense de Ottawa el proceso de negociación”, anunció el ministro paraguayo de Relaciones Exteriores, Eladio Loizaga.

En el acto participaron además por el Mercosur, los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie; Brasil, Aloysio Nunes y Uruguay, Rodolfo Nin Novoa. El canciller brasileño llegó acompañado de su ministro de Comercio, Marcos Jorge.

En una declaración conjunta, los ministros señalaron que acordaron iniciar negociaciones para un “acuerdo de comercio integral Canadá-Mercosur”, paso que consideraron significativo hacia la profundización de las relaciones entre ambas partes.

El argentino Faurie dijo que para fin de año ambas partes esperan firmar el tratado de libre comercio.

“Pienso que esto va a ser más rápido que las negociaciones con la Unión Europea (llevan casi 20 años). Tenemos un ejercicio bastante fluido que hemos adquirido en estas negociaciones con Europa. Sabemos lo que vamos a discutir e intercambiar”, explicó.

SEMANA HISTÓRICA

“Esta fue una semana emocionante e histórica para Canadá por la firma prácticamente de dos tratados”, dijo a la AFP el ministro de Comercio de Canadá François-Philippe Champagne.

Hizo alusión al acuerdo Transpacífico (TTP) entre 11 países de América y Asia-Pacífico firmado en Santiago el jueves y el inicio oficial de negociaciones para un tratado de libre comercio entre Canadá y Mercosur.

“Estamos a favor de un comercio abierto, transparente, inclusivo, un acuerdo de la gente para la gente, donde ya no haya separaciones de productores, exportadores o dueños de compañías”, dijo Champagne a la AFP.

“Estamos construyendo un nuevo tipo de sociedad”, precisó y vaticinó que las repercusiones de un acuerdo de esta envergadura para el futuro serán muy grandes.

Champagne admitió que lo que haga Estados Unidos, principal socio comercial de Canadá, afectará de alguna forma a su país, refiriéndose al anuncio de imposición de aranceles al acero y al aluminio.

“La dinámica del comercio mundial ha cambiado y los acuerdos de libre comercio tienen que reflejar esos cambios. Es por eso que estamos retomando los contactos que ya teníamos con países amigos”, destacó.

Las negociaciones con Canadá abarcarán cuestiones tales como el acceso a los mercados de bienes y servicios, temas de trabajo, medio ambiente, comercio y género, micro, pequeñas y medianas empresas, entre otros.

Los ministros instruyeron a expertos de sus países a celebrar la primera ronda de negociaciones en la capital canadiense, del 20 al 23 de marzo.

ACUERDO CON LA UE

Los ministros del Mercosur se reunieron paralelamente para analizar el estado de negociaciones con la Unión Europea y asistieron a una videoconferencia con los representantes de la UE, informó el canciller Loizaga a periodistas.

De las conversaciones se estableció un nuevo encuentro de expertos a partir del martes en Asunción.

Sobre la prolongación de las negociaciones, el ministro argentino de Relaciones Exteriores sostuvo que “los detalles finales son los más engorrosos, los más dificultosos”.

“Si no cerramos este año (el acuerdo) no cerramos nunca más”, ironizó, en alusión a la casi veintena de años que se prolongan las negociaciones.