La exportación de vehículos ligeros de México se elevó 9.5% durante julio pasado a 270,904 unidades, marcando un nuevo récord para ese mes; no obstante, la producción cayó 1%, al alcanzar 292,641 unidades —el ensamble más bajo del año—, reportó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Luego de sumar cuatro caídas en los primeros siete meses del año, la producción de vehículos en México no cerrará el 2019 en cifras negativas, pronosticó Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

“No se tiene previsto que la producción caiga en el 2019. Se incorporarán nuevos jugadores que están en pleno crecimiento en sus plantas”, refirió el directivo, y aunque no precisó, se espera que BMW acelere su producción en lo que resta del año, que Volkswagen reactive producción y la puesta en marcha de Toyota en Guanajuato.

Durante los primeros siete meses, la industria acumula la producción de 2 millones 271,703 unidades, que representa apenas crecimiento de 0.50% comparado con el mismo periodo del 2018, cuando ensambló 2 millones 260,422, lo que significa que sólo ha fabricado 11,281 unidades más, incluyendo el arranque de producción de BMW en junio pasado.

En conferencia de prensa para explicar las cifras que revela el Inegi, Solís mencionó que la menor fabricación de autos se debe a los paros técnicos que realizaron algunas empresas y cambios de plataforma.

La semana pasada IHS Markit estimó que la producción de autos en México se enfrentará al estancamiento, por al menos cinco años, lo que hará difícil alcanzar el ensamble de 5 millones de unidades en el 2020, como había pronosticado la industria en el 2017.

General Motors encabeza la lista de los mayores fabricantes de vehículos ligeros en México, con 516,402 unidades, al crecer 5.6% de enero a junio del presente año; le siguen Nissan con 398,898 unidades, que registra una caída de 6.9%, y Fiat Chrysler (FCA), con un ensamble de 348,568, 6.2% menos que hace un año.

Volkswagen de México reportó una disminución de 36% en su ensamble durante julio, con la manufactura de 32,306 vehículos en su planta de Puebla. “Dicha factoría tuvo su pausa de verano durante la semana número 30, por lo que el volumen de producción para el séptimo mes del presente año resultó inferior en comparación con el mismo periodo del 2018”; no obstante, la alemana acumula un repunte de producción de 9.1% en lo que va del año.

Mexicanos posicionados

Estados Unidos es el destino que le da dinamismo a las exportaciones de autos mexicanos, pues se envió 78.7% del total de las ventas externas, aun cuando el mercado norteamericano arrastra una caída de 1.5% durante los primeros siete meses del año.

México ha enviado 2 millones 17,717 unidades al mundo, con lo que creció 4% con respecto a enero-julio del 2018, cuando vendió 1 millón 941,918 autos ligeros.

El presidente de la AMIA destacó que México es el único país proveedor de Estados Unidos que mantiene crecimiento, y de doble dígito (14.3%), cuando Japón ha caído 4.6%; Alemania 18.5%, y Corea 4 por ciento.

Tan sólo en julio pasado, la industria automotriz mexicana envió al vecino país 217,157 unidades, 22.9% más en comparación con el mismo mes del 2018. Así, de cada 100 vehículos que se comercializan en Estados Unidos, 16 fueron ensamblados en México.

Por otro lado, las exportaciones a Asia han subido 10.9% y a África 50.7% durante enero-julio del presente año; en cambio, a Canadá las ventas cayeron 8.4%; a Latinoamérica 28.4%, y 27% a Europa.

A pesar de que la industria mantiene un dinamismo importante en el envío de vehículos, de las 11 marcas que producen en México, cuatro redujeron sus exportaciones: Mazda en 70.9%, de enviar 13,168 a 3,837 unidades durante julio; Nissan en 23% de 32,383 a 25,048 autos; Audi con caída de 6.6%, después de enviar 14,576 a 13,615 autos, y Volkswagen con baja de 2.4%, y pasar de 42,661 a 41,638.

[email protected]