Monterrey, NL. La actividad del mercado industrial de bienes raíces el próximo año tendrá un desarrollo conservador pero constante principalmente en el centro y norte del país, la cual se basará en el dinamismo del comercio electrónico, logística y distribución y última milla, indica un análisis de Newmark Knight Frank.

El crecimiento para el mercado inmobiliario se basará en el comercio electrónico, logística y distribución, así como la tendencia de “última milla”, en la que los desarrolladores e inversionistas adquieren propiedades con potencial industrial cercanas al centro de las ciudades.

Esto con el objetivo de atacar al mercado de distribución, optimizar los costos de transporte y los tiempos de entrega.

“Hemos notado que las empresas están tomando muchas iniciativas para generar ahorros, lo cual detona el movimiento del mercado para reubicaciones y consolidaciones”, indicó por su parte Patricio Domínguez, director para el sector industrial de Newmark Knight Frank (NKF) México.

Explicó que los bienes de consumo seguirán activos, liderados por empresas dedicadas al comercio electrónico, logística y distribución.

En 2019 el principal reto de la industria ha sido enfrentarse a la nueva situación política y económica del país. “La incertidumbre que se ha generado en el país ha desacelerado la economía y por ende la actividad inmobiliaria en todos los sectores”, dijo.

Adelantó que para el segundo semestre del año las empresas encontrarán la fórmula para acoplarse y seguir creciendo de manera más conservadora, por lo que se prevé que será un buen cierre de año, principalmente para el mercado industrial del país.

Patricio Domínguez aseguró que la demanda de espacios industriales sigue liderada por empresas de logística y distribución en la Ciudad de México y su zona metropolitana y la frontera del país, en específico las ciudades de Juárez, Tijuana y Monterrey.

“El comercio electrónico vino a modificar el mercado industrial, ya que requiere naves con mayor altura libre (12 metros) y naves tipo cross dock (permite transitar materiales con diferentes destinos o consolidar mercancías de diferente origen), con andenes de ambos lados para hacer más eficiente la entrada y salida del producto.

Antes, el mercado industrial construía naves con altura libre promedio de 9.75 metros y front dock. Ahora entre mayor altura tenga la nave y mayor cantidad de andenes, se cotiza mejor, precisó.

abr