La perspectiva de la producción de manufacturas y de servicios de México se sitúa en una zona de expansión, de acuerdo con un índice elaborado por el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

En mayo, el Indicador IMEF Manufacturero se elevó 0.8 puntos, para alcanzar 53.4 unidades, con cifras ajustadas por estacionalidad, en su tercer crecimiento mensual consecutivo.

Este indicador se ha mantenido en los últimos siete meses encima de los 52 puntos, lo que muestra una tendencia de expansión.

A su vez, el indicador del IMEF para el sector servicios subió en mayo a los 54.4 puntos, desde los 53.4 del mes previo, también con cifras ajustadas por estacionalidad.

El indicador varía en un intervalo de cero a 100 puntos y el nivel de 50 puntos representa el umbral entre una expansión (mayor a 50) y una contracción (menor a 50), de la actividad económica, sin proporcionar información específica sobre la magnitud de los cambios esperados.

Los resultados de ambos indicadores sugieren que la actividad económica mantiene su dinamismo, tanto para el sector manufacturero como en la economía doméstica , indicó el IMEF en su reporte mensual.

Jonathan Heath, vicepresidente del Comité del Indicador IMEF, estimó que a partir de los últimos datos del desempeño del Producto Interno Bruto, el pronóstico de crecimiento económico de México para el 2012 podría ajustarse de 3.5 a 3.8 por ciento.

Paralelamente, luego de dos meses de resultados optimistas, la confianza de los empresarios manufactureros de México disminuyó en mayo, según la Encuesta Mensual de Opinión Empresarial, levantada por el INEGI.

El índice global de pedidos manufactureros reportó una caída de 2.31 puntos en el quinto mes del año frente al mes anterior, su mayor contracción en nueve meses.

rmorales@eleconomista.com.mx