Las medidas de austeridad que pretende implementar el gobierno federal resultan “discriminatorias”, ya que sólo pretende aplicarlas a los trabajadores operativos a quienes se les obliga a compartir instrumentos de trabajo al reducir el uso de los equipos de cómputo y telefonía fija.

Así lo denunció el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Economía en una circular en donde detalló la información emitida por la dependencia que encabeza Graciela Márquez, quien ordenó “la reducción en asignación de equipo de cómputo y equipos de telefonía fija al personal de base de la Secretaría, asignado un equipo de cómputo por cada cuatro trabajadores operativos".

Además, la dependencia señaló que la asignación del equipo se determinará de acuerdo con las necesidades y funciones de cada área; de tal manera que algunos trabajadores tendrán equipo de manera individual; pero otros trabajadores lo tendrán de manera compartida.

La organización sindical estimó que esta determinación afecta las funciones que desempeña el personal violentando lo establecido, en el Capítulo V. De las obligaciones del titular, en el artículo 118, fracción XIII, de las condiciones vigentes, establece: “Proporcionar a los trabajadores los útiles, instrumentos y materiales necesarios, para ejecutar el trabajo convenido”.

Por otra parte, el Sindicato de Economía -afiliado a la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE)- hizo un llamado a los trabajadores para que, en caso de que sean llamados a realizar el “respaldo de la información de su equipo de cómputo” a no acudir, pues es una irresponsabilidad que viola el decreto emitido por la Secretaría de Salud que ha solicitado quedarse en casa.

En ese sentido, “deben comunicarse con el delegado sindical, para que el Comité Ejecutivo Nacional tome las medidas necesarias para proteger su salud que es un derecho fundamental consagrado en la Carta Magna”.

kg