El impulso a la exploración y producción de hidrocarburos, en especial de gas no convencional, y a la asociación con inversión privada en procesos secundarios de la industria petrolera, con garantía de la propiedad estatal, tiene como objetivo básico proveer energía barata y dar abasto seguro al aparato productivo y a las familias mexicanas, afirmó Manlio Fabio Beltrones Rivera.

Se dijo que los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) habrán de contribuir decididamente a la aprobación de la reforma energética, sobreponiéndose a la tragedia que enlutó los hogares de muchas familias vinculadas al sector petrolero.

La prisa por concretar las reformas pendientes, explicó el coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados, responde a la urgencia del país de crecer en forma sostenida y crear empleos bien remunerados.

La agenda de reformas económicas que impulsaremos desde el inicio del presente periodo ordinario de sesiones (del Congreso de la Unión) tiene un objetivo social y busca fortalecer el salario y activar más el mercado interno’’, precisó el sonorense.

La agenda legislativa de prioridades de los priístas, a impulsar en el periodo comprendido entre el pasado 1 de febrero y el próximo 30 de abril, incluye la promoción de iniciativas dirigidas a ampliar las facultades de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y a fortalecer las facultades de la Comisión Federal de Competencia (CFC) y de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).

La reforma energética impulsada por el PRI y el PVEM en San Lázaro pretende considerar la reducción de gases con efecto invernadero, incentivar las tecnologías limpias y las energías renovables, y reducir los costos de los energéticos.

A decir del priísta, en los últimos años el ritmo de crecimiento económico en el país ha sido francamente inaceptable’’ y menor al de países similares a México, lo que se traduce en una distribución del ingreso desigual, y en un déficit creciente de empleos que favorece la migración por falta de dinero.

Por ello, el denominador común de las reformas económicas que contiene la agenda legislativa del PRI-PVEM, afirmó, es su beneficio social, ya que el incremento en la productividad es una prioridad ampliamente compartida por la sociedad mexicana.

Finalmente, alertó en el sentido de que la fragilidad de la recuperación económica estadounidense es un factor adicional que obliga a los legisladores mexicanos a concretar con urgencia las reformas económicas pendientes, entre las que destaca la energética, para favorecer el incremento de la productividad, fortalecer el poder adquisitivo, activar el mercado interno e impulsar un crecimiento con empleos dignos.

rramos@eleconomista.com.mx