Además de evitar la controversia internacional, la renegociación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con cuatro contratistas para la puesta en marcha de cinco tramos de gasoductos en el país beneficiará principalmente a los usuarios del hidrocarburo en el país, sin que se consideren deterioros en el negocio de la estatal o los privados, aseguraron expertos del sector energético nacional. 

Guillermo Bilbao, analista del sector energético de PA Consulting explicó que las nuevas tarifas negociadas en los gasoductos implicarán mayores costos para la estatal en el corto plazo, pero también implican ahorros a futuro, porque los contratos originales contemplaban incrementos anuales fijos en la tarifa, pero la nueva negociación contempla ajustes variables únicamente a la sección de los costos fijos de la tarifa. 

“La viabilidad económica de los ductos dependerá del precio del gas natural en comparación con otros hidrocarburos y tecnologías de generación. PA ha proyectado que los precios de gas natural se mantendrán relativamente estables con un modesto incremento al 2025”, aseveró, “el ahorro en la nueva tarifa depende del porcentaje de utilización de los ductos, si el porcentaje de utilización es muy bajo, el gobierno tiene que pagar la tarifa del total de los ductos utilice o no la capacidad de éstos”. 

Los acuerdos habilitarán aproximadamente 7,000 millones de pies cúbicos diarios de gasoductos que ayudarán a cubrir la creciente demanda de gas natural en México. La demanda industrial de gas natural en Mexico tiene previsto un crecimiento de 1,600 millones de pies cúbicos en 2018 a 2,100 millones de pies cúbicos 2025, mientras que el sector eléctrico tiene proyectada crecer su demanda de 3,900 millones de pies cúbicos en 2018 a 4,400 millones de pies cúbicos en 2025. 

Para el analista energético Ramsés Pech, la CFE ganó en las negociaciones al reducir la tarifa contemplada y ligada a la inversión al considerar una costo por debajo del actual regulado en mercado mexicano por la CRE, además de que logró una tarifa constante y una expansión de su negocio hacia la comercialización de gas, además de que garantiza la materia prima para su generación eléctrica de los próximos 20 años. 

En tanto, las contratistas obtendrán ganancias al conseguir ventas constantes que les generen ingresos para el apalancamiento de nuevos negocios, además de que tendrán acceso a menores tasas de interés gracias a las tarifas fijas pactadas con CFE y la posibilidad de arrendamiento a terceros de la capacidad con costos trazados con la CFE. 

[email protected]