En el último año, al menos cuatro de cada 10 hogares mexicanos están suscritos a un servicio de televisión de paga, lo que representó crecimiento de 26% respecto a 2010.

De acuerdo con Latin American Multichannel Advertising Council (LAMAC) este incremento se debe a que el consumidor busca una mayor variedad de contenidos y encuentran en los servicios restringidos una programación afín a su estilo de vida, gustos y preferencias.

Además, la caída en los precios de la televisión de paga permitió, que a, diferencia del pasado, la mayoría de los niveles socioeconómicos pudiera tener acceso.

Los hábitos de consumo de medios en el país, al igual que en gran parte de América Latina, están cambiando de manera acelerada y drástica. Antes el servicio era considerado un medio exclusivo para las clases altas, pero ahora es asequible para la mayoría de la población, afirmó Federico Baumgartner.

El representante de LAMAC en México dijo que según estadísticas de IBOPE, el año pasado 52.4% de las familias de clase media contaban con televisión de paga en sus hogares; mientras que 18% correspondió al nivel bajo.

Baumgartner expuso que América Latina vive una revolución en el consumo de medios, la cual está siendo liderada sobre todo por países como México, Chile y Brasil, por lo que se espera que Internet, así como los servicios de programación vía satélite o por cable sigan creciendo en los próximos años.

Agregó que las las agencias de medios y anunciantes probablemente se enfrentan a uno de los mayores retos de su historia: planificar su compra e inversión en medios tomando en cuenta estos cambios tan veloces, o quedarse en el pasado y no seguir el ritmo de los cambios del consumidor .

klm