En un plazo de dos años, México podría reunir las características de un mercado maduro en telefonía móvil: adopción de servicios de cuarta generación, precios bajos, competencia y mejor cobertura, la cual se verá impulsada a partir del despliegue y puesta en marcha de la red compartida, dijo Fernando Carvallo, director de Marketing de Nokia.

De acuerdo con el Estudio Global de Adquisición y Retención de Clientes de Nokia 2016, a nivel mundial, 28% de los usuarios de servicios móviles no tiene 4G, mientras que en México el porcentaje es de hasta 92 por ciento.

Para el directivo, con la entrada de AT&T al mercado se garantizó mayor competencia, los precios del Internet han caído casi a la mitad de lo que estaban antes y ya con la competencia pasan cosas buenas, como cobertura 4G, mayor calidad. Por ejemplo, en el tema de la cobertura, ésta se verá apoyada por la red compartida.

En este tema, Nokia ha sido una de las empresas que ha mostrado interés abierto en la red compartida, no como un inversionista, sino en proveedor de equipos y de servicios; en el 2014, la firma ganó la licitación en Ruanda para desarrollar la primera red LTE, que corresponde a un despliegue y tiene un esquema similar al de la Red Compartida mexicana, pues también utiliza la banda de 700 MHz.

En los últimos 12 meses, los mercados maduros tuvieron el número más alto de nuevos contratos 4G. En Japón, Estados Unidos y Arabia Saudita sus contratos se incrementaron en 59, 59 y 49, respectivamente, y en mercados en transición como Brasil y México crecieron 26 y 25 por ciento.

El precio y la facturación siguen siendo el eje de retención de clientes por parte de las empresas; sin embargo, su impacto ha disminuido desde 50% en el 2014 hasta 47% en el 2016.

Según los datos de Nokia, más de 60% de los consumidores ha alcanzado su límite de datos en por lo menos una ocasión.

De hecho, las apps de mensajería y de llamadas, el streaming de video y las redes sociales son las que más evitan los usuarios móviles en México, debido al costo de los datos que ofrecen los distintos operadores; 27% de los consumidores utiliza apps en sus teléfonos móviles, independientemente de la conexión a Internet.

Por su parte, Santiago Escalona, gerente de Mercadotecnia de Nokia, explicó que las empresas están migrando a nuevos modelos de negocio, los operadores estaban acostumbrados a vender SIM. Ya no basta con salir a vender acceso y dispositivos, sino apostar por nuevos modelos de negocio que les representen ingresos adicionales .

cjescalona@eleconomista.com.mx