Los presidentes de Francia y Estados Unidos, Emmanuel Macron y Donald Trump, respectivamente, acordaron extender las discusiones sobre las tasas a los gigantes digitales (GAFA) hasta fin de año, evitando así por el momento la amenaza de sanciones estadounidenses a productos franceses, señaló este lunes una fuente diplomática de París.

En un tuit publicado este lunes por la tarde, Macron calificó como "excelente" una conversación mantenida el domingo con su homólogo estadounidense.

"Trabajaremos juntos para lograr un buen acuerdo y evitar así cualquier aumento de los aranceles aduaneros", añadió el presidente francés.

Los dos jefes de Estado "acordaron darle una oportunidad" a las negociaciones para "encontrar una solución en el marco internacional" y evitar "una guerra comercial que no beneficiaría a nadie", subrayó la misma fuente diplomática.

El 7 de enero, Estados Unidos y Francia se dieron quince días de plazo para alcanzar un acuerdo y permitir que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) continúe avanzando hacia la instauración de una tasa internacional a los gigantes del sector digital, incluyendo a los GAFA como Google, Amazon o Facebook.

El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, se reunirá este miércoles 22 de enero en Davos con su homólogo estadounidense, Steven Mnuchin, para hablar sobre los detalles de las discusiones, en el marco de la OCDE.

"Francia persiste en su objetivo de una tasación justa a las empresas del sector digital y de hallar un compromiso en el marco de la OCDE", recordó el lunes la presidencia francesa. París indicó que suprimiría su tasa si se alcanza un acuerdo internacional.

Francia decidió imponer desde el 1 de enero de 2019 una tasa a las grandes empresas del sector digital, del 3% de su facturación, a la espera de que se adopte un sistema de fiscalización internacional.

Hace un año, Estados Unidos reimpulsó las negociaciones sobre ese tema en la OCDE, que llevaba bloqueando varios años, pero en diciembre plantearon unas condiciones que Francia rechazó.

Después de eso, la administración Trump amenazó con sobretasar "hasta el 100%" el equivalente de 2,400 millones de dólares de productos franceses.