Desde el 2009, el gobierno federal inició negociaciones con MVS para el refrendo de las concesiones de la banda de 2.5 GHz, sin que se llegara a un acuerdo a partir de nueve propuestas que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) planteó, según documentos oficiales en poder de El Economista. De ahí la decisión de las autoridades de iniciar el proceso de rescate de las respectivas frecuencias.

La primera propuesta fue, quizá, la que menos convenía a la empresa. El gobierno planteó prorrogar 40 MHz y recuperar 150 MHz; el precio por MHz a prorrogar sería igual al pagado en la banda de 1.9 GHz, realizado en el 2005.

En las siguientes ocho propuestas, el tamaño del espectro que podría conservar MVS era progresivamente mayor, incluso se le llegó a proponer a la empresa conservar los 190 MHz que poseía en la banda.

Mientras que del pago por las frecuencias se plantearon descuentos de entre 20.5 hasta 57% sobre el precio promedio de la banda de 1.7 GHz y 1.9 GHz, las dos últimas propuestas estaban pensadas en ese precio por cada 10 MHz.

Hasta el día de hoy, la banda de 2.5 GHz ha sido utilizada para prestar servicios de audio y televisión restringidos a través del sistema de distribución multicanal multipunto vía microondas (MMDS).

Estos servicios ya no resultan atractivos para el mercado. Por ejemplo, el Índice de Volumen de Producción del Sector Telecomunicaciones (Itel) que elabora la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), correspondiente al segundo trimestre del 2012, reportó que los suscriptores de la televisión vía microondas mantuvo la tendencia negativa al descender 36.4% en el periodo de referencia, respecto del mismo lapso del 2011.

Al finalizar el trimestre, este servicio contaba con 170,302 suscripciones, lo cual principalmente obedece, según informó la Cofetel, a la migración a empresas de otras plataformas tecnológicas que ofrecen mayores contenidos.

La SCT, luego de varios años de negociación y de que el pasado 8 de agosto notificó el inicio del procedimiento de rescate de la banda, indicó que la las frecuencias estaban subutilizadas.

Datos del gobierno federal reportaban que a marzo del 2012 MVS, con 42 concesiones vigentes en diversas poblaciones, daba servicio a 106,341 usuarios. En total, hasta marzo de este año, dicha banda era utilizada para dar servicio a 202,851 usuarios.

Lo que indica entonces el reporte más reciente de la Cofetel es que, de marzo a junio del 2012, se pasó de 202,851 a 170,302 usuarios.

OPINAN EXPERTOS

Oportunidad de mayor calidad y cobertura

Independientemente del enfrentamiento entre el gobierno y MVS, a partir del anuncio del inicio del rescate de la banda de 2.5 GHz, el oportuno aprovechamiento de las frecuencias representa una ventana de oportunidad para incrementar la competencia en el sector y diversificar la oferta de servicios, de acuerdo con Jana Palacios, directora de Proyectos de Competencia del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Seguramente, dijo, durante el proceso de negociación entre MVS y la SCT a lo largo de varios años hubo errores de ambos , pero lo importante es cómo resarcir el rezago e impulsar una carretera de telecomunicaciones .

Gerardo Flores, senador de la actual Legislatura, comentó que el rescate, al ser un procedimiento cerrado, puede dar lugar a una decisión discrecional, por lo que sería conveniente que la SCT haga público qué tipo de documentos entregó MVS como parte de sus alegatos y el manejo de éstos por parte de la dependencia.

El legislador, que fuera presidente de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de San Lázaro, celebró que el Poder Judicial haya negado la suspensión provisional a MVS. En materia de telecomunicaciones, los jueces han sido cuidadosos en los asuntos que afectan el interés público .

Flores destacó que el Ejecutivo tiene las herramientas necesarias para actuar en favor de los usuarios, en ese sentido, no es necesaria una modificación al marco legal.

Precio fijado con base en comparativo mundial

El gobierno tomó en cuenta al menos 17 referencias internacionales del valor monetario de la banda de 2.5 GHz para establecer un rango de valor en México.

La Secretaría de Hacienda fijó a MVS una contraprestación de 27,000 millones de pesos por la prórroga de sus frecuencias en la banda de 2.5 GHz, 0.105 dólares por MHz dividido por la población (MHz/población nacional), por los 190 MHz de la banda; MVS ofreció, según la propia empresa, 11,164 millones de pesos.

Según los comparativos internacionales de la SCT, en Finlandia, por ejemplo, se licitaron 190 MHz pagándose 29,800 millones de dólares. Se pagó por uso del espectro, con base en una fórmula que consideró el tipo de banda, el número de habitantes cubiertos, número de radiobases, entre otros cargos.

En Alemania, India, Suecia, Dinamarca y Colombia, se pagaron 0.134, 0.116, 0.203, 0.179 y 0.09 dólares por MHz/población nacional, respectivamente.

La SCT, en su quinta propuesta a MVS, planteó prorrogar 100 MHz para uso de la empresa o de un consorcio y a cambio el gobierno federal recuperaría 90 MHz para licitarlos; MVS podría participar en la licitación.

La propuesta también consistía en hacer un primer pago equivalente al precio promedio de 15 licitaciones internacionales, relativo al precio de las licitaciones de las banda de 1.7 y 1.9 GHz menos un descuento de 72%, y un posible segundo pago en caso de que la licitación arrojara un precio superior al realizado como primer pago, es decir, se cubriría el diferencial.

Como parte de la última propuesta, MVS debía aceptar pagar por la prórroga y los servicios adicionales de banda ancha móvil, 10.5 centavos de dólar estadounidense por MHz/población nacional a través de un esquema que involucra la asociación con cualquier inversionista mediante la venta de acciones de MVS o la cesión de los derechos y las obligaciones de los títulos de concesión y sujeto a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia.

cjescalona@eleconomista.com.mx