Untitled Document

La empresa de comunicaciones en voz de su vicepresidente, Felipe Chao, anunció que el próximo miércoles presentará pruebas sobre la presunta coacción ejercida por el gobierno federal sobre la renovación de concesiones de la banda 2.5 Ghz.

El pasado 15 de agosto, MVS acusó al gobierno federal de haberle amenazado y condicionado la renovación de sus concesiones en la banda a cambio de no impugnar ni jurídica ni mediáticamente la concentración Televisa-Iusacell, como respuesta a la decisión del gobierno de rescatar la frecuencia para abrir una licitación.

Entonces, el presidente de la empresa, Joaquín Vargas, reiteró que la medida obedeció a una decisión política, debido a presuntas presiones de Grupo Televisa, y del gobierno federal, por la supuesta incomodidad provocada por la periodista Carmen Aristegui.

En respuesta, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, emitió un comunicado en el que asegura que la decisión del rescate de concesiones obedece únicamente a razones de beneficio social.

El subsecretario de Comunicaciones de la dependencia, Héctor Olavarría, desmintió los dichos de los directivos de MVS sobre la presión de la televisora y la Canitec, mismos que se presentaron en 2008 y aseguró que de ser así, la decisión sobre el rescate se habría tomado tiempo atrás.

Esas peticiones se hicieron hace muchos años, si realmente atendiéramos a los intereses de algún grupo de interés económico hubiéramos actuado entonces en ese caso hace muchos años , afirmó el funcionario.

Reiteró que los concesionarios tienen plena libertad de presentar los escritos que estimen convenientes a sus intereses; sin embargo, es facultad de la autoridad valorarlos y determinar las acciones que correspondan en bien del interés público.

klm