Luxemburgo y Estados Unidos lideraron las emisiones de Inversión Extranjera Directa (IED) en el mundo en 2020, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Aunque con ciertos cambios para combatir la elusión fiscal en los últimos años, a Luxemburgo se le ha considerado durante mucho tiempo como un paraíso fiscal.

En las subsiguientes posiciones quedaron Japón y China, quienes tuvieron, sin embargo, caídas interanuales a dos dígitos.

Luxemburgo registró un crecimiento de 267%, para alcanzar 126,798 millones de dólares, mientras que Estados Unidos se mantuvo estable (-0.8% interanual) con flujos de salida de 117,954 millones de dólares.

Estados Unidos es la principal fuente de IED para México, sobre todo en el sector de la manufactura, donde en una amplia variedad de ramas industriales ambos países realizan producción compartida.

De hecho, Canadá, quien también forma parte de las cadenas regionales con México y Estados Unidos, se colocó en la quinta posición entre los mayores países emisores de IED, con 48,653 millones de dólares y una caída anual de 38.3 por ciento.

Año contra año, Japón tuvo un descenso de 48.9% en este indicador, mientras que China reportó una baja de 19.7 por ciento.

En suma, las emisiones globales de IED fueron de 681,122 millones de dólares, una contracción de 42.4% interanual.

Al interior de ese dato, los flujos de salida del área de la OCDE disminuyeron 48% a niveles históricamente bajos no vistos desde 2005, también influenciados en gran medida por importantes desinversiones de empresas en los Países Bajos.

Entre tanto, las salidas de IED en varias economías del G20 no pertenecientes a la OCDE se redujeron 49 por ciento.

Ya las perspectivas para la economía de Estados Unidos se han recuperado considerablemente después de un estímulo fiscal sustancial, una caída en las tasas de infección y un buen progreso en el despliegue de la vacunación.

En paralelo, la fuerte demanda actual de bienes continúa respaldando la recuperación en China y las economías orientadas a la exportación en el este de Asia.

Además, según el Banco de la Reserva de Australia, las perspectivas de recuperación se han fortalecido en su mayoría en otros lugares, pero las restricciones de actividad en curso seguirán pesando sobre la actividad a corto plazo en algunas economías y es probable que el aumento de los rendimientos soberanos en las economías avanzadas obstaculice la recuperación de algunas economías de mercados emergentes.

Otros inversores destacados en 2020 fueron: Francia (44,137 millones de dólares), Alemania (34,870 millones), Suecia (31,016 millones), España (21,373 millones) y Suiza (16,765 millones)

Últimamente, la velocidad y la fuerza de la recuperación han divergido entre las economías, porque los lanzamientos de vacunas avanzan a ritmos diferentes y el control sobre el virus en general ha variado ampliamente. Un porcentaje significativo de la población se ha vacunado sólo en unas pocas economías.

Si bien se espera que los suministros de vacunas aumenten pronto en la mayoría de las economías avanzadas, seguirán siendo limitados en muchas economías de mercados emergentes, lo que dificultará su recuperación.

En particular, India está experimentando un aumento significativo de casos y las perspectivas a corto plazo son muy inciertas.

roberto.morales@eleconomista.mx