La firma petrolera rusa Lukoil, la segunda más grande de ese país, examinará hasta el otoño los posibles proyectos que pueda desarrollar con Petróleos Mexicanos (Pemex), luego de que la semana pasada ambos firmaron un acuerdo de colaboración tecnológica.

Lo anterior fue dado a conocer ayer por Vagit Alekperov, presidente ejecutivo de la compañía, quien aseguró ante los medios de su país que también para último cuatrimestre del año, Lukoil espera alcanzar una producción de 400,000 barriles por día en su yacimiento West Qurna-2, que se ubica en Irak y es considerado uno de los que mayor cantidad de reservas posee en la actualidad y está concesionado a Lukoil, que entre abril y mayo comenzará con el bombeo de crudo con producciones iniciales de alrededor de 120,000 barriles diarios.

Vagit Alekperov, que también es el mayor accionista de Lukoil, dijo a la prensa que las planeadas inversiones de la compañía este año estarían en línea con las de 2013, de casi 20,000 millones de dólares para este 2014, mismos que destinarán para mantener la expansión global que ha desarrollado la firma rusa.

El acuerdo con Pemex incluye proyectos de inversión para desarrollar mejores prácticas tanto en términos de eficiencia productiva como en relación con el medio ambiente y las externalidades de la explotación de hidrocarburos; el convenio firmado en Davos es el primero que Pemex lleva a cabo después de haberse aprobado la reforma energética que permite inversión privada en el sector energético mexicano, aunque aún se estableció en los términos de un régimen reservado al Estado porque el Congreso no ha presentado la legislación secundaria para que se lleve a cabo el proceso de apertura de mercado.

Lukoil explora y produce petróleo y gas en 13 países que genera del 2.1% del petróleo crudo en el mundo.

Con información de Reuters

kgarcia@eleconomista.com.mx