En 30 años hubo una explosión en el tráfico aéreo, dice Enrique Cueto, CEO de Latam Airlines, la mayor firma aérea regional. Motivado por la baja en las tarifas, dice que los distintos gobiernos —en Chile y la región— no han sabido acompañar el crecimiento de la industria ni entender el cambio de paradigma.

“Los gobiernos siguen creyendo que ésta es una industria donde viajan los ricos”, dice tajante al momento de explicar que la industria aérea ha hecho su parte del trabajo, pero que falta aumentar la competencia en tierra, no sólo en los aeropuertos, sino que también en los medios de transporte para acceder a él, entre otros servicios.

En medio del análisis que están haciendo del fallo del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia que les dio luz verde para concretar con condiciones los denominados JBA con American Airlines e IAG, Cueto admite que ha sido difícil explicar a sus socios la demora que ha tenido el proceso —desde que lo presentaron a la Fiscalía Nacional Económica cumplirá tres años en enero— y detalla los pasos a seguir.

En los últimos 30 años, los viajes cambiaron, expone Cueto. “No sé si los gobiernos están al día sobre lo que es la industria aérea hoy. Antes viajar era algo casi exclusivo, era una fiesta. hoy, la gente toma un avión tal como un Uber. Hay una masificación”.

Para cueto, la industria que se ha democratizado. “En el caso de Chile, en los últimos 30 años el tráfico se multiplicó por 17, debido a dos factores: los niveles de seguridad, que en los últimos 20 años han sido impecables, y porque el costo y la tarifa han bajado. Esta industria bajó a un cuarto de su costo en 30 años. Cada vez que hay una eficiencia es traspasada al consumidor”.

Respecto a qué rol juega en el crecimiento de la industria el actual marco jurídico, el directivo considera que se habla mucho de que existe un monopolio en esta industria, “pero el que exista o no monopolio, o el que haya uno o dos operadores, si hay libertad de entrada, ha demostrado que sirve, ya que aquí las tarifas son más bajas que en mercados más desarrollados, como Estados Unidos. Ése es el mayor éxito”. Para el directivo, el monopolio no está en el aire, ya que las tarifas han ido cayendo: el monopolio está en tierra.

“Me refiero a los aeropuertos o sus dueños, es decir, gobiernos y ciudades, que ven en las terminales una forma de sacar ingresos. Al final dicen ‘nosotros vamos a cobrar esta tasa de embarque’. Finalmente, ir al aeropuerto es más caro que viajar. Estacionarte es caro. No quieren que llegue Uber porque se pierde el negocio. ¿Qué es lo que se debería hacer? Metro al aeropuerto, barato, que las líneas aéreas se maten por tarifas más económicas, pero que el aeropuerto también se mate por éstas”, refiere.

Por último, y ante la pregunta de cómo se puede crecer en una región tan compleja, Cueto explicó que estamos en América Latina y de aquí somos. Es por eso que compañías como Qatar apuestan a que esta región va a ser importante. “La aviación es como las telecomunicaciones, alguien tiene que conectarte acá. También ayuda el hecho de estar en varios países, ya que nunca toda la región ha tenido problemas al unísono”.