Cancún, Qroo. El dirigente de los gasolineros de Quintana Roo, Jorge Marzuca Ferreiro, dijo a El Economista, que luego de la reunión de empresarios del ramo en la Riviera Maya con el secretario de Energía, José Antonio Meade Kuribreña, lograron una prórroga hasta septiembre para la firma de los llamados contratos de Venta de Primera Mano (VPM) pues supone para los gasolineros inversiones que muchos no están en condiciones de hacer.

Dijo que es la segunda prórroga que da el gobierno federal, pues han logrado hacer conciencia al gobierno de que la nueva reforma contiene complicaciones para la situación de los empresarios gasolineros, sobre todo a los ubicados en zonas fronterizas del sur, quienes se enfrentan a la doble situación de invertir para ponerse a tono con dichos cambios y competir con precios de gasolina más económicos de los países centroamericanos.

Ejemplo de esa situación es la baja del precio del combustible en Belice, que pone en riesgo la estabilidad de las estaciones en Chetumal pues se han desplomado sus ventas en 22.65% desde el inicio de 2010, debido a que muchos automovilistas mexicanos optan por cargar en la zona libre en gasolineras beliceñas, explicó.

Durante la Convención y Exposición de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo 2011 que tuvo lugar el fin de semana pasado en la Riviera Maya, el secretario Meade Kuribreña dijo que ante los señalamientos hechos por el gremio gasolinero a las reformas de los contratos de venta de primera mano, dichas modificaciones fueron revisadas atendiendo las peticiones de los empresariado, dando como resultado normas más eficaces para la comercialización y distribución de petrolíferos.

El nuevo esquema, dijo, permite transitar a un modelo de negocio orientado al cliente, con servicios de alta calidad que refuerza las franquicias Pemex que durante varias décadas han sido el único medio de distribución de gasolina de primera mano a los mexicanos.

Para el líder de los gasolineros en Quintana Roo, los beneficios son sólo para aquellos que tengan la capacidad de acaparar volúmenes importantes de combustible e invertir en el nuevo modelo de negocios que propone el gobierno federal, pero para aquellos gasolineros con menor liquidez los cambios suponen en algunos casos el cierre definitivo al no poder cubrir los gastos por mejora y ampliación de las áreas comerciales o la instalación de nuevos servicios al cliente que sugiere la reforma federal.

De entrada, los gasolineros de zona fronteriza con Belice enfrentan la competencia de las estaciones de la zona libre y ya desde el sexenio anterior de Félix González Canto se gestionó ante el gobierno federal la homologación en zonas fronterizas de los precios de la gasolina con los precios de las estaciones foráneos, pero dicha petición no ha sido atendida, explicó Marzuca Ferreiro.

Las pérdidas son cuantiosas. Si este asunto no se resuelve lo más inmediato posible, esto nos puede llevar al truene de las empresas; es decir, todos los que han hecho inversiones nuevas, corren el riesgo de cerrar, pues están apalancadas con créditos y si no hay ventas, están en dificultades de pagar esos créditos .

El empresario dijo que aunado a ello está el problema de ordeña de los depósitos, venta clandestina y robo hormiga de combustible, que tan sólo en la ciudad de Chetumal representa pérdidas por 22.5 millones de pesos al año donde solo operan 14 estaciones.

La reforma a los contratos de venta de primera mano vinieron sólo a complicar la situación de los franquiciatarios de Pemex, y si ya el gobierno federal ha dado prórroga para la firma de estos nuevos contratos quiere decir que está consciente de las complicaciones que suponen su aplicación, insistió el líder gasolinero.

[email protected]onomista.com.mx

apr