Las importaciones de fructosa romperán en el 2010 un nuevo récord en México, impulsadas por los altos precios del azúcar en el mercado local, estimó el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Las importaciones mexicanas llegarán a 1 millón 200,000 toneladas, lo que representaría un alza de 84.7% frente al año anterior.

México requiere abrir nuevos cupos de azúcar porque hay escasez y especulación , dijo Alfredo Paredes, director de Asuntos Corporativos de la empresa de bebidas Ajegroup, productora del refresco Big Cola.

A pesar de que con el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) aumentarían las exportaciones de azúcar y, por tanto, su fabricación en México, la producción de ese edulcorante caerá por quinto año consecutivo en el 2010.

En el ciclo que comenzó en octubre del 2009 y terminará en septiembre del 2010, la producción de México llegaría a 4 millones 900,000 toneladas de azúcar, una baja anualizada de 6.8%, según proyecciones del Departamento de Agricultura.

Las exportaciones mexicanas de azúcar, agregó, sumarían 490,000 toneladas, una disminución de 64.2% a tasa anual. México goza de la ventaja de ser el único país productor de azúcar con libre acceso al mercado de Estados Unidos.

El martes, el Departamento de Agricultura anunció que incrementará en 181,437 toneladas métricas el cupo para importar azúcar sin refinar a Estados Unidos durante el año fiscal del 2010, proveniente de los países que forman la Organización Mundial de Comercio (OMC).

En espera de la cosecha

La Secretaría de Economía informó el 21 de abril que México decidirá al final de la presente zafra si abre más cupos para importar azúcar.

Una vez que se tengan los resultados de la zafra se tomará una decisión en cuanto a si hay un nuevo cupo o no , dijo Gerardo Ruiz, secretario de Economía.

México abrió un cupo para importar 250,000 toneladas de azúcar a principios de este año, para asegurar el abasto nacional ante una baja de inventarios y un alza en los precios del endulzante. La mayor parte de esa cuota ya ha sido asignada.

Faltan estímulos para la producción de azúcar y un mejor manejo de las reservas , concluyó Alfredo Paredes.

[email protected]