Entre enero y noviembre pasado llegaron a México, por vía aérea, 17 millones 087,842 viajeros extranjeros, lo que representó un crecimiento de 1.7%, respecto a igual periodo del año pasado, de acuerdo con el reporte mensual de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación.

La desaceleración de los arribos coincidió con el primer año sin contar con las actividades del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM). En el 2018, el crecimiento fue de 5% y en el 2017 de 10.2 por ciento.

El desempeño de la variable en lo que va del año ha estado lastrado por el estancamiento del flujo de viajeros del principal emisor de México: Estados Unidos. A noviembre, el número de estadounidenses que ingresó a nuestro país por vía aérea cayó 0.1%, a 9 millones 429,844 personas. Esta última cifra representa 55.2% de los extranjeros que ingresaron a México por avión en ese lapso de tiempo.

Lo anterior coincide con la débil dinámica del tráfico de pasajeros de las aerolíneas estadounidenses que sirven una parte importante de los vuelos binacionales.

Entre enero y noviembre, el número de pasajeros transportados por estas empresas cayó 3.7%, a 18 millones 945,640 personas, aunque cabe destacar que en este caso se trata de un flujo bidireccional y que incluye a pasajeros de todas las nacionalidades.

Dentro del top 10 de países emisores de viajeros aéreos a México, el Reino Unido, que envía 3.2% de los extranjeros que entran por avión a nuestro país, Argentina (que pesa 2.1%) y Alemania (1.5%) también tuvieron reducciones de flujo, 1.1, 21.1 y 0.8%, respectivamente.

Por el contrario, los países del top 10 con mayores incrementos fueron Perú, que participa con 1.6% de los extranjeros que recibe México, Colombia (3.2% de los viajeros) y Canadá (11.7%); los avances de estos países fueron, respectivamente, de 14.9, 7.8 y 7.5 por ciento, respectivamente.

[email protected]