La llegada de visitantes (por placer o negocios) a México vía aérea pierde dinamismo. Durante el primer bimestre del año creció 7%, al sumar 3 millones 378,541 personas; no obstante, fue la menor alza registrada desde el 2013, como resultado de una menor participación de Estados Unidos, el principal mercado emisor. En igual periodo del 2017, dichos visitantes representaron 53.3% del total y al cierre del año 58%, mientras que entre enero y febrero pasados la cifra llegó a 51.2%, aun con la temporada invernal.

En los dos primeros meses, aterrizaron en México 1 millón 730,398 estadunidenses, principalmente en los aeropuertos de Cancún y Los Cabos, lo que representó un incremento de 2.7%, el más bajo del sexenio (la mayor alza para dicho periodo fue en el 2016: 15.8%). También fue el inicio de año “más flojo” para ese mercado desde el 2011, que tuvo una baja del 8.8 por ciento.

A pesar de que el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) estima que, al cierre del 2018, haya un incremento de entre 7.5 y 8.5% en llegadas, respecto al total del año pasado, 17 millones 890,442 viajeros (que ayudaron a que el país subiera al séptimo lugar entre los receptores a nivel mundial) tiene claros los diversos retos que enfrenta actualmente.

Incremento de la inseguridad en destinos turísticos y su impacto en la percepción internacional, alertas de viaje, una “leve desaceleración” en el tráfico aéreo internacional por el aumento en las tarifas, una ruptura en las negociaciones del TLCAN y un “proceso político electoral complicado” son algunos factores de riesgo que se han identificado dentro del Consejo.

Para hacer frente a dicha situación, en su Plan de Mercadotecnia 2018, asignó 13 millones 717,923 dólares con la finalidad de “incrementar fuertemente” las estrategias de promoción en EU con sus socios: Sun Country Vacations, Southwest Vacations, Virtuoso, Apple Vacations y Delta Vacations, entre otros.

OTROS MERCADOS

En el top 10 de llegadas aéreas, luego de EU se mantiene Canadá, que en los dos primeros meses del año tuvo un crecimiento de 12.3%, en los últimos seis años no había visto un alza de dos dígitos, con el arribo de 651,461 viajeros.

Por cuestiones de estacionalidad, Argentina se ubicó en la tercera posición (que en al cierre del 2017 ocupó el Reino Unido) con un aumento de 14%, derivado de sus 117,064 viajeros que optaron por algún destino mexicano; sin embargo, su ritmo de arribos fue menor al de igual periodo de los dos años previos, donde creció 27.9 y 42.3%, respectivamente.

El cuarto sitio lo ocupa Brasil, con sus 76,479 viajeros que le significaron un aumento de 19.3%, que fue menor al del primer bimestre del año previo (28.6%). Colombia está en el quinto lugar con 74,341 pasajeros transportados por aerolíneas nacionales y extranjeras, y un alza de 3.2 por ciento.

Además de Argentina, Brasil y Colombia, Perú tiene un ritmo creciente, con un aumento de 24.2% (40,656 viajeros), lo anterior no ha pasado desapercibido al CPTM, que en su plan de trabajo de este año refiere “la buena conectividad aérea que existe en América Latina la convirtió en la región con mayor crecimiento en tráfico de pasajeros en el 2017, por lo que redoblaremos los esfuerzos para atender esos mercados como parte de nuestra tarea de diversificación”. Reino Unido (con 66,645 viajeros) está en sexta posición, Francia (con 55,368 viajeros) ocupa el séptimo sitio, mientras que España y Alemania ocupan el octavo y noveno sitio.