Derivado del estado operativo de emergencia que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) declaró en las penínsulas de Baja California y Yucatán para el verano en curso, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) llamó a comparecer al Cenace con la finalidad de que informe a detalle las acciones y estrategias que ha implementado ante dichas emergencias.

De conformidad con el artículo 12 de la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) y el 42 de la Ley de Órganos Reguladores Coordinados en Materia Energética (LORCME), la CRE está facultada para citar a comparecer a los integrantes de la industria eléctrica.

La CRE es la responsable de vigilar el suministro de energía eléctrica para los usuarios finales bajo condiciones de seguridad, calidad y continuidad, informó el regulador.

El Acuerdo A/033/2018 de la CRE, establece que el Cenace tiene cinco días hábiles para atender este llamado a comparecer.

En un oficio dirigido a todos los integrantes de la industria eléctrica el lunes 17 de junio por la noche, el organismo gestor de la red eléctrica nacional informó que existe un déficit de 985 megawatts, es decir, 44% menos energía de la que se demandará entre abril y octubre en la región. Sin embargo, aclaró que se llevarán a cabo acciones emergentes como el abasto de diésel vía buque por Campeche y el incremento en la actividad del gasoducto Mayakán, además de que se buscará el apoyo de todos los participantes del sistema.

Con ello, el subdirector de Operación del Cenace, Luis Sergio Martínez Reyes, explicó que ante la falta de disponibilidad de gas natural, las centrales de generación en la península operarán a sólo 25% de su capacidad, ya que se contará con 315 megawatts de los 1,262 megawatts instalados a cargo de la CFE en tres ciclos combinados.

“Para los siguientes meses del año persistirá una indisponibilidad de gas natural hacia la Península de Yucatán del orden de 200,000 gigajoules al día y en consecuencia una indisponibilidad de generación en las centrales de ciclo combinado correspondientes al 75% de la capacidad total instalada de 1,262 megawatts”, refirió, “es decir, sólo se tendrán disponibles alrededor de 315 megawatts de ciclo combinado consumiendo gas natural”.

En tanto, la Península presentará demandas máximas de alrededor de 2,170 megawatts en los meses referidos, aunado al compromiso de exportación de 50 megawatts a Belice, lo que se traduce en un requerimiento total de energía eléctrica de 2,220 megawatts para el presente año.

Además, se determinó que la capacidad de despacho de energía eléctrica del Sistema Interconectado Nacional (SIN) es de máximo 1,235 megawatts, es decir, es capaz de cubrir 56% de las necesidades.

Pero 24 horas después de haber emitido la declaratoria, el Cenace explicó que la notificación preventiva que realizó como parte de sus atribuciones previstas en la Ley de Industria Eléctrica –para solicitar apoyo informativo y posiblemente de energía a todos los usuarios de la red que gestiona– fue emitida con el propósito de informar a los integrantes de la industria eléctrica para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, se lleven a cabo las medidas operativas necesarias, “en el caso poco probable de que el Cenace llegase a declarar un estado operativo en emergencia del sistema en la Península de Yucatán, ya que actualmente no existen las condiciones que fundamenten esa declaratoria”.

[email protected]