De llevarse a cabo la licitación de dos hilos de fibra óptica de la CFE habiendo un solo postor, el proceso derivará en un acto de compra-venta, lo cual, además de no garantizar la mejor contraprestación al Estado, constituiría el mayor subsidio dirigido a un grupo de empresas, coinciden especialistas.

Iusatel, filial de Grupo Salinas, informó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) le negó la constancia de participación para la licitación de fibra óptica, con el argumento de que la empresa entregó un formato incompleto dentro del paquete de información que le fue solicitado.

Ante ello, calificó como ilegal y violatoria de la ley la decisión y explicó que las bases de licitación no incluyen de manera específica la falta o deficiencia en la entrega de un formato como causal para negar la constancia.

Anticompetitivo

Ramiro Tovar, consultor en Regulación y Competencia Económica del ITAM, consideró que incluso sería conveniente declarar desierta la licitación debido a que cualquier licitación con un único postor no se puede llevar a cabo, se trataría de un acto de compra-venta .

Es anticompetitivo concentrar a los principales postores y se debería cancelar el proceso en ausencia de competencia , dijo Tovar.

Por su parte, Gabriel Sosa, especialista en telecomunicaciones y académica de la UAM, comentó que sería poco probable que se detuviera el proceso de licitación debido a que este proyecto y el de la licitación del espectro son las dos grandes acciones del gobierno para fomentar la competencia en las telecomunicaciones .

Ambos expertos coinciden en que el consorcio formado por Televisa, Telefónica y Megacable, creado para participar en la licitación de fibra óptica, es anticompetitivo y reduce las expectativas recaudatorias del Estado, como lo es la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Da SCT el visto bueno

El viernes pasado, la SCT debió entregar la constancia de participación a las empresas que podrán continuar en el proceso de licitación de fibra óptica.

Iusatel criticó el diseño de la licitación y aseguró que está planteada en forma ilegal, toda vez que la fibra óptica de la CFE es un bien nacional sujeto al régimen de dominio público de la federación, cuyo aprovechamiento y explotación requieren de una concesión otorgada con fundamento en la Ley General de Bienes Nacionales por la Secretaría de la Función Pública y no, como se pretende, mediante la celebración de contratos de uso temporal licitados por la SCT.

[email protected]