La industria de la construcción acumula un semestre con caídas en su actividad, y la lentitud de la inversión pública propiciaría el cierre de muchas empresas, pues el programa de licitaciones anunciado no se ha llevado a cabo.