El Consejo Nacional de Comercio Exterior (NFTC, por su sigla en inglés) anunció el lanzamiento de una coalición con el objetivo de trabajar con legisladores para limitar los poderes del Presidente de aumentar unilateralmente los aranceles.

Entre las organizaciones que impulsan la medida están: la American Chemistry Council, Association of Equipment Manufacturers, Consumer Technology Association, National Retail Federation y Truck & Engine Manufacturers Association.

En general, las organizaciones participantes representan una amplia gama de fabricantes manufactureros, minoristas y productores agrícolas y de alimentos de Estados Unidos y otras partes interesadas de la cadena de suministro que se han visto negativamente afectadas por el uso creciente de aranceles.

“Creemos que muchas de estas acciones no han tenido en cuenta los efectos más amplios en nuestros negocios, nuestra economía general y nuestras relaciones comerciales. También creemos que el Congreso debe ejercer una mayor supervisión y control para garantizar que las acciones arancelarias presidenciales sirvan a nuestro interés nacional general”, dijeron en un carta enviada a los líderes de los comités de Finanzas y de Medios y Arbitrios del Senado y de la Cámara de Representantes.

Las prácticas comerciales de los socios comerciales de Estados Unidos y el déficit comercial estadounidense son un foco de atención de la Administración del presidente Donald Trump.

Citando estas y otras preocupaciones, Trump ha impuesto aumentos de aranceles bajo tres leyes estadounidenses: Sección 201 de la Ley de Comercio de 1974 sobre las importaciones estadounidenses de lavadoras y productos solares; Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962 sobre las importaciones estadounidenses de acero y aluminio, y potencialmente vehículos de motor y autopartes; y Sección 301 de la Ley de Comercio de 1974 sobre las importaciones estadounidenses desde China.

En mayo de 2019, en respuesta a las preocupaciones sobre la inmigración, también propuso un arancel adicional del 5% sobre las importaciones de México en virtud de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, pero posteriormente suspendió los aranceles propuestos citando indefinidamente un acuerdo alcanzado con México.

“Esperamos con interés trabajar con usted en los próximos meses para elaborar una respuesta legislativa que establezca el equilibrio adecuado sobre la autoridad arancelaria, con un amplio apoyo bipartidista”, exhortan las organizaciones a los legisladores en la misiva.

El presidente de Finanzas del Senado, Chuck Grassley (R-IA), elabora una legislación con el propósito de frenar la autoridad del Presidente bajo la Sección 232. Otras iniciativas similares se presentaron antes por los senadores republicanos Pat Toomey (PA) y Rob Portman (OH).

Desde la perspectiva de las organizaciones, está claro que muchas de las acciones arancelarias de la Administración Trump en los últimos dos años han tenido importantes efectos colaterales en los precios internos y han dado lugar a una gran represalia contra las exportaciones estadounidenses.

“No creemos que el Congreso haya sido suficientemente informado de estos efectos. El daño adicional potencial de las medidas actualmente bajo consideración por la Administración y las represalias resultantes de los socios comerciales podrían tener efectos aún más radicales en toda la economía”, advirtieron.