Lala confirmó que suspendió temporalmente sus operaciones en el centro de distribución (CEDI) de Ciudad Mante, en el Estado de Tamaulipas, debido a la inseguridad.

“Lala informa que suspendió temporalmente las actividades de su centro de distribución en Ciudad Mante, Tamaulipas -desde- el pasado 3 de mayo, ya que las condiciones de seguridad en la ciudad no eran las adecuadas para seguir operando. La compañía está colaborando con las autoridades para reiniciar actividades en cuanto sea posible”, informó la empresa de lácteos y cárnicos en un comunicado.

La compañía dejó de operar un centro de distribución en la carretera El Mante-Ciudad Valles luego que al menos una de sus camionetas fuera incendiada este mes, de acuerdo con notas que circularon este miércoles.

Sólo en México la operación de Lala cuenta con 16 fábricas, 143 centros de distribución con poco más de 5,100 rutas de reparto y 31,528 colaboradores.

El cese de operaciones sería en un Centro de Distribución, ya que sus plantas de producción están en Aguascalientes, Guanajuato, Coahuila, Baja California, Jalisco, Ciudad de México y Veracruz; y en Durango tiene acopio de leche y la planta de envases Elopak.

Lala opera 32 plantas de producción y 173 centros de distribución en México, Brasil, Estados Unidos y Centroamérica, cuenta con el apoyo de más de 38,000 colaboradores, y para sus operaciones hace uso de una flotilla que supera las 7,000 unidades para la distribución de sus más de 600 productos los cuales llegan a más de 578,000 de puntos de venta.

De confirmarse el cierre de operaciones de la unidad de manufactura de Lala, sería el segundo cierre de operaciones que anuncia una empresa que cotiza en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) por causa de la violencia en México durante este año.

El pasado 23 de marzo la embotelladora Coca-Cola Femsa anunció un cierre indefinido de sus operaciones en Ciudad Altamirano, Guerrero, donde operaba uno de sus Centro de Distribución, debido a hostigamiento de grupos delincuenciales durante los últimos meses, e incluso denunciaron una agresión hacia uno de sus colaboradores.

“Con el objetivo de preservar la integridad y la seguridad de sus colaboradores, Coca-Cola Femsa decidió cerrar sus operaciones de forma indefinida a partir del viernes 23 de marzo en Ciudad Altamirano, Guerrero”, dijo la empresa en su comunicado.

Denunciaron que “la falta de condiciones necesarias para operar de manera eficiente y segura en esta zona del estado de Guerrero, así como la reciente agresión injustificada hacia uno de nuestros colaboradores, llevó a la empresa a tomar esta decisión”.

La empresa Fomento Económico Mexicano (Femsa) cuenta con diversas ramas de negocio como comercio y salud; sin embargo, nació como embotelladora, hoy en día es la más grande de Coca-Cola en el mundo, en México cuenta con 17 plantas y 145 centros de distribución.

maria.rodriguez@eleconomista.mx