Los servicios de investigación clínica en México tienen un panorama alentador gracias a los avales regulatorios otorgados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

A nivel global, este mercado factura más de 21,400 billones de dólares, donde México participa con 200 millones, dijo Arturo Rodríguez, CEO de Infinite Clinical Research (ICR) y ex presidente de la Acrom (Alianza de las Organizaciones de Investigación por Contrato en México), que agrupa a las organizaciones que son contratadas por laboratorios farmacéuticos para realizar estudios clínicos de un tratamiento o dispositivo médico, según sea el caso.

En México, más de 60% de los estudios clínicos de las principales farmacéuticas son conducidos por la Acrom que a febrero del 2015 se tenían registrados 2,281 estudios de medicamentos.

Arturo Rodríguez indicó que el valor de 200 millones de dólares en nuestro país se podría incrementar mediante la inversión en investigación clínica, lo que generaría una mayor derrama económica y beneficio a mayor número de pacientes.

Hasta datos del 2014, México participa con 0.78% de la inversión que hay a nivel mundial, equivalente 51,200 millones de dólares anuales. Comentó que China es un ejemplo: Hace 10 años inició en los procesos de investigación clínica y ahora tiene 17,609 estudios, lo que significa fuentes de divisas para su país .

Para el desarrollo de un medicamento se requieren entre 10 y 15 años de investigación, cuyo costo ronda 2,600 millones de dólares, y si el tratamiento es biológico se puede incrementar a 3,400 millones de dólares; sin embargo, sólo dos de cada 10 desarrollos que salen al mercado recuperan la inversión.

Refirió que uno de los conflictos para atraer la inversión a nuestro país es la falta de investigadores, dado que actualmente en nuestro país se cuenta sólo con 1,881 especialistas.

maria.rodriguez@eleconomista.mx