Las entidades del país que deben intensificar la transición de empleos informales a formales son el Distrito Federal, Estado de México, Chiapas y Michoacán, pues en conjunto suman 15 millones 178,000 trabajadores informales, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del tercer trimestre del 2015.

Son esas mismas entidades las que tuvieron el mayor incremento de trabajadores en la informalidad, considerando el mismo trimestre de un año atrás, con 830,819 personas.

El pasado martes, el secretario del Trabajo y Previsión Social (STPS), Alfonso Navarrete Prida, adelantó que se relanzará el programa de Formalización del Empleo, estableciendo metas a partir de la informalidad que reporta cada entidad del país.

De hecho, comentó que ya se encuentra en pláticas con el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, con la intención de analizar el tema de la capital en donde hay 4 millones 293,316 empleados informales.

El Estado de México lidera la totalidad de informales en el país, con 7 millones 68,893 trabajadores en esta condición.

Los estados que reportaron una disminución del trabajo informal fueron Guerrero, con 46,595 menos trabajadores en esta condición; así como Guanajuato, con 16,980 menos, y Morelos, con 11,109.

No obstante, varias economías locales tiene entre 1 y 2 millones de trabajadores informales como Baja California, Coahuila, Chiapas, Guerrero, Hidalgo, Jalisco Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Veracruz.

Al respecto, María Fonseca, directora de la Escuela de Negocios del Tecnológico de Monterrey, comentó que el freno en la formalización del empleo era evidente, dado que no se presentó un esquema claro en el que se fijaran metas y compromiso por parte de las entidades estatales.

Debemos tener claro que mientras haya gente a la que le vaya bien en la informalidad, difícilmente va buscar transitar a esquemas en los que no haya simulación en la relación laboral. Prefieren no pagar impuestos y aún con todo ello les va mejor , dijo.

Agregó que los programas de formalización deben ir acompañados de una planeación para que le entremos en serio y sí se debe fijar una meta a cada gobierno estatal. Las bajas en la informalidad de 3 puntos porcentuales que se registraron hasta el 2014 ahora requieren de mayor compromiso, para siga esa tendencia a la baja .

A nivel nacional, la informalidad representa 29.1 millones de personas, que significaron un avance de 2.5% en comparación del tercer trimestre del 2015 con un año previo.

pmartinez@eleconomista.com.mx