En medio de una “turbulencia” para la venta de autos ligeros, KIA Motors pretende ganar una mayor participación del mercado mexicano a través de reforzar la comercialización de las SUV -que muestran crecimiento de 8.5% a nivel local-, así que la llegada de Kia Seltos como nueva integrante a la familia coreana esperada a finales de año será un factor más.

Al cumplir cuatro años de presencia en México, la automotriz coreana se coloca como la quinta marca con mayor volumen de ventas y la única del Top Five que mantiene crecimiento en comercialización de 3.6% al primer semestre, además de tener una participación de mercado de 7.4 por ciento.

Pero esto no se queda ahí, porque el reto es “ser la marca con mayor de ventas”, apostó Horacio Chávez, director de KIA Motors México.

Para la marca coreana la desaceleración por la cual atraviesa la economía mexicana no presenta un obstáculo, sino un reto para buscar nuevas formas de penetrar en el mercado y llegar al consumidor, como lo han hecho a lo largo de este año a través de la digitalización de la marca, mayor presencia en redes sociales y nuevas plataformas de financiamiento.

A diferencia del resto de la industria automotriz, KIA México espera un segundo semestre más dinámico respecto al primero que está cerrando, pues confía en alcanzar el plan de ventas para el año de 100,000 unidades.

Durante el evento del cuarto aniversario, Chávez explicó que el lanzamiento de Kia Seltos se coloca en el segmento SUV-B que mantiene tendencia en crecimiento, pues de tener 3.2% de las ventas totales en México en el 2014, ahora posee 8.4%, con niveles ascendentes.

Desde la llegada de la coreana a México la venta de SUV ha sido relevante con el lanzamiento de Sportage y Sorento, además del Forte y posteriormente con RIO.

KIA cuenta con un portafolio nutrido de SUV que inicia con Soul (como la más pequeña), después entraría el Selta, luego Sportage, Niro y Sorento.   

La automotriz alcanza un nivel de 43% del volumen de ventas de las SUV.

Cuando KIA llegó a México, se enfrentaba a uno de sus mayores retos: que los consumidores mexicanos confiaran en una marca que no conocían y que no tenía historia en territorio nacional. La clave para lograrlo era sencilla: demostrar que KIA ofrecía una gama con atributos de diseño, seguridad y calidad, sostuvo Horacio Chávez.

El crecimiento de KIA se demuestra a lo largo de estos años, en donde casi todos sus modelos se colocan en el Top-5 de ventas en sus segmentos y cuatro de ellos entre los mejores tres, siendo Sorento líder en su categoría.