Esta firma coreana mantiene su ofensiva en nuestro mercado con una completa gama de modelos que participan en casi todos los segmentos de nuestro mercado. Si bien es cierto que la mayoría apunta hacia el mercado de volumen, hay un producto con el que KIA se aventuró a participar y hasta retar a productos de un escalón más alto. Así es el Stinger, un sedán que cómo sabes fue desarrollado con la participación de Albert Biermann, un investigador e ingeniero alemán que formó parte de BMW para la concepción de nuevos modelos.

Identidad de casa

Catalogado como un sedán, Stinger disimula ligeramente el tercer volumen con el largo medallón, un efecto que a la vista lo hace notar aún más largo y más bajo. Sus dimensiones lo ponen a la par de modelos como el BMW Serie 3, Audi A4 o Mercedes-Benz Clase C, exponentes a los que considera como sus rivales directos y a cuyos clientes espera atraer hacia su concepto.

Son 4,830 milímetros los que indica como largo total por 2,905 mm de distancia entre ejes, una cifra responsable de su buen comportamiento y del que hablaré más adelante. El ancho es de 1,870 milímetros mientras que la altura de apenas 1,400 milímetros, destaca su carácter deportivo y es uno de los principales elementos que sorprenderán a sus ocupantes, pues exige una maniobra especial para entrar al habitáculo.

El diseño es el mejor ejemplo de la tendencia que KIA impuso hace algún tiempo y que ha trasladado a todos sus modelos. El frente es uno de sus aspectos más agresivos gracias su configuración y a la combinación de elementos como la parrilla nariz de tigre, la toma de aire inferior, las entradas verticales para refrigerar los discos de freno delanteros así como las ubicadas sobre el cofre.

Por los costados, las diferencias con la versión GT que monta el motor V6 son que cuenta con rines de 18” contra los de 19”, además de que las pinzas de freno no están pintadas en color rojo. En la parte trasera mantiene su imagen atlética con detalles como el alerón y las cuatro salidas de escape.

Lujo a su manera

El ambiente es completamente diferente al resto de los modelos de la marca. Los plásticos se notan de una mejor calidad y combinan con insertos de aluminio, material que se aplica a otras áreas como los botones y perillas de toda la consola central.

El puesto de conducción es muy bajo, característica que se aprecia al momento de conducir rápido y en un lugar idóneo para hacerlo, como en una autopista. La visibilidad no es su punto fuerte; sin embargo, no es para preocuparse. Se entiende alguna dificultad para mirar hacia atrás o a los costados por la poca altura de todo el concepto, pues las áreas acristaladas son pequeñas y la anchura del poste C es considerable.

Por lo que se refiere al equipamiento, esta versión tiene diferencias mínimas con el paquete GT y por lo que resulta muy completa. Tiene Apple CarPlay y Android Auto para una completa interacción con el teléfono móvil, una pantalla de 7”, sistema de audio de Harman Kardon con 15 bocinas que suena espectacular por su potencia y fidelidad, así como aire acondicionado de tres zonas con salida independiente para la segunda fila.

La habitabilidad es perfecta para cuatro pasajeros considerando que el voluminoso canal central para la transmisión casi obliga a tener solo dos butacas traseras. El espacio en los asientos delanteros es suficiente aunque en las posteriores, en caso de que la estatura de los ocupantes supere 175 centímetros, habrá que lidiar con algunos roces con el techo.

Sin sobresaltos

Para el paquete EX, la configuración mecánica recurre a un motor de 4 cilindros turbo acoplado a una transmisión automática de 8 relaciones con opción de operación manual.

El reparto de pesos le otorga una masa muy equilibrada que se siente aún mejor con el sistema de tracción trasera. KIA Stinger EX sabe andar muy rápido y esa es su mejor cualidad. Un factor que incide profundamente en su tacto es el Drive Mode con sus cinco programas: Smart, Eco, Sport y Sport+. En esta versión incide sobre la electrónica del motor, la transmisión y la rigidez de la dirección pero no sobre la dureza de la suspensión como en el paquete más alto.

Conclusión

Sin tener el temperamento explosivo de la versión GT, Stinger EX se posiciona como un señorial sedán. Cómodo, bien equipado y con un conjunto mecánico para practicar una conducción dinámica sin sobresaltos y para cuando se requiera.

Ficha técnica - KIA Stinger EX

Motor: 4 cilindros, 2 l, Turbo

Potencia: 250 hp

Torque: 260 lb-pie

Transmisión: Automática, 8 velocidades

 

[email protected]