En el escándalo tentacular de los motores diésel manipulados, Audi fue juzgado responsable este jueves de los motores provenientes de su casa matriz, Volkswagen, según un fallo de la máxima instancia judicial de Alemania, en línea con la denuncia de los clientes del gigante automotriz.

Audi engañó a las autoridades de matriculación y a sus clientes de forma "inmoral", decidió este jueves la Corte Federal de Justicia (BGH) de Karlsruhe.

El fabricante de Ingolstadt puso en circulación vehículos equipados con el motor EA 189 suministrado por Volkswagen pese a que "al menos un responsable [de Audi] sabía que el motor estaba equipado con un software engañoso", indicó la Corte, que confirmó cuatro fallos de tribunales regionales que databan de otoño de 2020.

La decisión refuerza considerablemente los derechos de los consumidores afectados, pues Audi debe ser responsable de los motores manipulados que fueron desarrollados por VW", comentó el abogado Claus Goldenstein en un comunicado.

Audi tendrá que pagar indemnizaciones por daños e intereses, después de que, en mayo de 2020, la misma Corte Federal condenara a Volkswagen a indemnizar a un cliente afectado.

En 2018, Audi ya aceptó pagar una multa de 800 millones de euros reclamada por la fiscalía de Múnich.

El "diéselgate", que ha dado lugar a numerosas acciones ante la justicia en todo el mundo, le ha costado a Volkswagen 30,000 millones de euros (unos 35,000 millones de dólares), una gran parte de ellos en Estados Unidos, donde el grupo alemán se declaró culpable de fraude en 2017.

En otoño de 2015, Volkswagen reconoció haber equipado 11 millones de sus vehículos diésel con un dispositivo capaz de disimular sus emisiones contaminantes. En Europa, unos 8.5 millones de vehículos se habrían visto afectados.