El recientemente nombrado presidente de Estados Unidos, Joe Biden, designó al exdirectivo de la española Iberdrola, Richard Glick, para dirigir la Comisión Reguladora Federal de Energía de ese país hasta el 30 de junio de 2022.

Iberdrola es el mayor productor privado de electricidad en México, una de las dos únicas empresas que participó en la compra de energía dentro de las subastas de largo plazo para adquisición de renovables del gobierno pasado y el mayor vendedor de energía para la Comisión Federal de Electricidad (CFE).  

Richard Glick ya fue nominado para unirse a esta comisión en agosto de 2017 por el anterior presidente, Donald Trump, y confirmado por el Sentado del país en noviembre de ese año. Fue consejero del Partido Demócrata en el Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado, y, antes de eso, ocupó el cargo de vicepresidente de asuntos gubernamentales de los negocios de energía renovable, electricidad y gas de la compañía Iberdrola en Estados Unidos.  

En su penúltimo reporte trimestral, el presidente de la eléctrica española Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, aseguró ante inversionistas que descarta iniciar nuevos proyectos en México si el gobierno mexicano no quiere que siga invirtiendo allí.  

Durante la conferencia con analistas para explicar las cuentas del grupo, Sánchez Galán aseguró que las políticas energéticas las elaboran los gobiernos y, si el de México quiere recibir inversiones, Iberdrola lo seguirá haciendo, pero teniendo en cuenta el marco regulatorio.  

Cabe recordar que en junio pasado la ibérica canceló la inversión de 1,200 millones de dólares y la generación de 2,000 empleos para la construcción de la central de ciclo combinado a gas natural y vapor de agua de 204 megawatts de Tuxpan, Veracruz, ante lo que el gobierno local dijo que la nueva Central Térmica de Ciclo Combinado será licitada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE). 

Y en uno de los años más complejos para la demanda de todos los sectores económicos del mundo, a pesar de los enfrentamientos que ha tenido con el gobierno federal mexicano por las nuevas políticas en que se busca eliminar privilegios a los generadores privados eléctricos, la española Iberdrola tuvo un año de crecimiento y al llegar al tercer trimestre reportó un incremento interanual de 14.7% en su producción de electricidad en México, además de mayores ingresos por venta de energía en el país.   

Según su reporte al tercer trimestre del año, su generación de energía convencional y renovable en México llegó a 42,848 gigawatts por hora. Este volumen equivale ya a 98% de lo que generó la española en su propio país, que fueron 43,459 gigawatts por hora, sólo 611 unidades más que en México.

Con esto, México es por mucho el mercado más grande fuera de España de la empresa, ya que en volumen en el país se genera cuatro veces más que en Brasil, 2.6 veces más que en Estados Unidos y 10 veces más que en el Reino Unido.   

Así, la generación en México de la compañía fue ya 35% de su total global. Cabe recordar que en 2017 la firma anunció en México que pretendía superar su producción en este país a la de España, luego de que con inversiones de 25,000 euros en 10 proyectos que se encontraban en construcción superaría los 10,000 megawatts instalados. En su reporte al tercer trimestre del 2020, la ibérica superó esta meta, con una capacidad instalada en el país de 10,662 megawatts.