Miguel Galuccio, gerente general de YPF, será rehén de una situación paradójica. Debido a los tiempos propios del negocio petrolero, le tocará mostrar como suyos resultados que son el legado de la gestión de la familia Eskenazi y la española Repsol.

Galuccio analizó junto a Mark Papa, presidente de EOG Resources, los resultados obtenidos en el primer pozo vertical del bloque Bajo del Toro, que forma parte de la formación Vaca Muerta, en Neuquén.

La estadounidense EOG está a la cabeza del lote de las denominadas petroleras independientes que son más chicas que empresas como Exxon, pero tienen una parte importante de la producción de Estados Unidos.

YPF no dio precisiones con respecto al hallazgo, que es el resultado de una asociación entre la empresa (46.8%), la estadounidense (43.2%) y Gas y Petróleo de Neuquén (G&P, 10%) concretada durante la gestión anterior.

Es el primer hito de un trabajo conjunto entre YPF y EOG. Espero sea una relación de largo plazo , reconoció el gerente general.

El titular de la empresa provincial de energía de Neuquén, Rubén Etcheverry, sostuvo que el trabajo es un buen punto de partida para analizar ésta y otras oportunidades en la zona .

Galuccio y Papa acordaron continuar con los trabajos de exploración en la formación Vaca Muerta, la gran apuesta del gobierno para que Argentina recupere el autoabastecimiento energético.

Durante el último año de su gestión, los Eskenazi y Repsol iniciaron negociaciones con diversas compañías para financiar desembolsos para certificar reservas .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica