Japón y la Unión Europea organizaron una reunión con otros países afectados, en Ginebra, Suiza, sobre los aranceles globales que Estados Unidos podría fijar sobre las importaciones estadounidenses de automóviles y autopartes aduciendo razones de seguridad nacional.

A la reunión, que se llevará a cabo hoy martes, asistirán altos funcionarios de Japón, la Unión Europea, Canadá, México y Corea del Sur. Por parte de México, participará el subsecretario de Comercio Exterior, Juan Carlos Baker, y por parte de Canadá, el viceministro de Comercio Internacional, Timothy Sargent.

En el encuentro, se busca trazar una estrategia antes de la posible imposición de aranceles sobre vehículos y autopartes exportados a los Estados Unidos.

La administración del presidente Donald Trump ha amenazado con imponer aranceles en virtud de la Sección 232 de la Ley de Expansión del Comercio de Estados Unidos, que data de hace décadas. La legislación le permite al presidente, en ciertas circunstancias, imponer aranceles recomendados por su secretario de Comercio, bajo la noción de que los bienes que se importan son una amenaza para la seguridad nacional.

El gobierno de Trump inició una tercera investigación de la Sección 232 sobre las importaciones de automóviles, incluidos SUV, camionetas y camiones livianos y piezas de automóviles.

Algunos miembros del Congreso y representantes de la industria automotriz de Estados Unidos se han manifestado en contra de la nueva investigación de la Sección 232.

La Asociación Nacional de Fabricantes, por ejemplo, expresó su preocupación por posibles “consecuencias imprevistas para los trabajadores manufactureros estadounidenses, que limitarán la posibilidad de que ganen los estadounidenses”; mientras que otros han opinado que la investigación es una maniobra táctica de la administración Trump para presionar a los socios negociadores comerciales.

El Congreso de Estados Unidos promulgó la Sección 232 durante la Guerra Fría cuando los temas de seguridad nacional estuvieron a la vanguardia del debate nacional.

La Ley de Expansión Comercial establece procesos y plazos claros para las investigaciones y acciones de la Sección 232, pero le permite al presidente tomar una determinación final sobre las medidas apropiadas a seguir, luego de una conclusión afirmativa del Departamento de Comercio de que las importaciones relevantes amenazan con perjudicar la seguridad nacional.

Antes de la administración Trump, ha habido 26 investigaciones de la Sección 232 que dieron como resultado nueve conclusiones afirmativas del Departamento de Comercio. En seis de esos casos, el presidente impuso una acción comercial.

[email protected]