La aerolínea japonesa All Nippon Airways dijo el lunes que dejó en tierra parte de su flota de 787 Dreamliners luego de pruebas que revelaron un riesgo de corrosión en los motores.

La firma, que debutó con los vuelos del avión liviano fabricado en base a fibra de carbón, dijo que adoptó la decisión por una falla en un proceso que podría dejar parte de los motores vulnerables a una corrosión temprana.

All Nippon Airways dejó en tierra cinco de sus 11 Dreamliners, pero desde entonces tres de las aeronaves fueron arregladas y han vuelto a volar.

Otros dos aviones aún están esperando repuestos y podrían quedar en tierra por algunas semanas, dijo un portavoz de la empresa.

"La extensión de este inconveniente con ANA parece ser relativamente menor, dado que (tres) de los aviones han vuelto a volar", dijo el analista de RBC Capital Markets Rob Stallard.

Sin embargo, los inversores siguen enfocados en todas las cosas que tengan que ver con el 787 y podemos ver el impacto de este problema en los precios de las acciones de Rolls-Royce, Boeing y, en menor medida, de United Technologies", agregó.

Las acciones de Boeing, el fabricante del avión, y de Rolls-Royce, que produce el motor del 787, caían un 3 por ciento.

El incidente es el último de una larga serie de inconvenientes que han demorado la producción del Dreamliner.

RDS