El gobierno italiano planea introducir un impuesto a las grandes empresas tecnológicas a partir de 2020, como lo hizo Francia, según el documento presupuestario presentado este miércoles a la Comisión Europea.

El "impuesto sobre los servicios digitales", llamado "impuesto web", representará el 3% de la facturación, sostiene el texto disponible en internet.

La nueva tasa estaba prevista en la Ley de Finanzas de 2019, pero no había sido implementada.

Según el proyecto de ley que circula en los medios de comunicación, ese impuesto se aplicará a las empresas con una facturación mundial de al menos 750 millones de euros al año, de los cuales al menos 5.5 millones derivan de servicios digitales en Italia.

 

Con ese impuesto se aspira a captar unos 600 millones de euros al año para las arcas estatales, según los cálculos del ministerio de Finanzas.

La medida permanecerá vigente hasta la introducción de un impuesto a nivel internacional.

El martes, un alto funcionario de la administración de Estados Unidos amenazó a Italia con medidas de represalia en caso de que se adopte ese impuesto, según medios italianos presentes a la conferencia de prensa organizada con motivo de la visita del presidente italiano, Sergio Mattarella, a Estados Unidos.

Francia también adoptó en julio de 2019 un impuesto llamado "Gafa" (Google, Amazon, Facebook, Apple) del 3% para las empresas tecnológicas que generan al menos 750 millones de euros de facturación anual.

El impuesto se impone sobre el volumen de negocios, y no sobre el beneficio, ya que a menudo este último se transfiere a través de montajes a países con muy bajos impuestos.

abr