Irán entregará a Venezuela en menos de un mes el primer petrolero construido en los astilleros del país asiático del tipo Aframax con 113,000 toneladas de capacidad de carga, aseguró el ministro iraní de Industria, Minas y Comercio, Mehdi Ghazanfari.

El funcionario anunció la entrega tras una reunión con el viceministro venezolano de Asuntos Exteriores para Asia, Medio Oriente y Oceanía, David Velásquez, que se encuentra en Irán desde la cumbre del Movimiento de Países No Alineados a finales de

agosto pasado.

Irán y Venezuela son socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y han reforzado su alianza en los últimos años, en los que Velásquez ha permanecido como Embajador en Teherán hasta hace 12 meses.

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, condecoró a Velásquez el pasado miércoles, en Teherán, con la Gran Medalla de la República Islámica de Irán por su valioso y efectivo trabajo para ampliar la cooperación y relación política, económica y cultural entre los dos países.

Éste es el primero de cuatro petroleros del mismo tipo encargados a la empresa pública Compañía Industrial Naviera de Irán (SADRA) por la estatal Petróleos de Venezuela y tiene 250 metros de eslora, 44 metros de manga, 21 metros de alto y 14.8 metros de calado.

El petrolero iraní, de tamaño medio, adscrito a la clase Aframax, en la que se catalogan los que tienen capacidad de entre 80,000 y 125,000 toneladas de capacidad de carga, puede transportar unos 71,000 barriles de crudo y alcanzar los 16 nudos de velocidad.

El precio de este buque, el primero de este tipo construido en un país de Medio Oriente, es de cerca de 52 millones de euros, de acuerdo con información de la compañía SADRA, que espera entregar los tres petroleros restantes en los dos próximos años a Venezuela.

Los Aframax, por su tamaño medio, son petroleros utilizados en rutas a las que no tienen acceso los grandes petroleros, como zonas fluviales o puertos de escaso calado.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica