La empresa francesa Renault iniciará este año la construcción de una planta automotriz en México con una inversión de 800 millones de dólares, adelantó Valentín Díez Morodo, presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

La aprobación ya se concretó, pero todavía no se ha decidido en cuál de los estados se ubicará , dijo, tras resaltar la cotización del peso mexicano frente a otras monedas y la estabilidad macroeconómica del país como atractivos de para la llegada de inversión.

Díez Morodo expuso que la inversión de Reanult se dará en un contexto, en el que la industria manufacturera de México y especialmente la automotriz han mostrado una recuperación rápida tras la crisis económica del 2009, impulsada sobre todo por la recuperación del mercado estadounidense.

En México, Renault ha producido automóviles empleando la plataforma productiva de su socio Nissan, quien posee plantas en las ciudades de Aguascalientes y de Cuernavaca. De enero a abril del 2010, Renault vendió 4,066 unidades en el mercado mexicano, un alza anualizada de 3.7 por ciento.

La nueva planta formaría parte del objetivo de Carlos Ghosn, presidente Renault y Nissan, de que ambas empresas se conviertan este año en el tercer fabricante mundial de automóviles por ventas, con un volumen cercano a los 7 millones de unidades, detrás de la japonesa Toyota y la alemana Volkswagen.

Falta interés de empresario por invertir en Europa

Díez Morodo expuso que el principal problema para incrementar los flujos de inversión y de comercio con la Unión Europea está en el desconocimiento mutuo sobre las oportunidades y agregó, que ha prevalecido una falta de interés de empresarios mexicanos por penetrar el mercado europeo.

En una conferencia de prensa ofrecida en el marco del XVII Congreso de Comercio Exterior Mexicano, el empresario anticipó también que México y Estados Unidos está avanzando en la aprobación de un certificado de origen a destino , con el propósito de iniciar trámites aduanales desde las plantas.

Ésa es una de las medidas que forman parte de una revisión integral de los 12 Tratados de Libre Comercio (TLC) que México tiene con 43 países, llevada a cabo por el Comce, la Secretaría de Economía y ProMéxico, porque hay una gran cantidad de oportunidades desperdiciadas, según Díez Morodo.

Hay que revivir los tratados comerciales. En cuánto les hemos puesto la atención que se requiere y qué tan profundo es el análisis para saber sus ventajas. Estamos revisando tratado por tratado , dijo el empresario.

rmoraleseleconomista.com.mx