La inversión fija bruta en el país registró un crecimiento de 5.2% a tasa anual desestacionalizada durante febrero de este año, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Ese crecimiento significa una aceleración respecto de enero, cuando creció 0.9%; además, se convierte en el resultado más alto desde junio pasado cuando creció 7.3 por ciento. La aceleración de este indicador estuvo apoyada por el crecimiento que registró el componente de maquinaria y equipo, pues pasó de una caída de -0.8% en enero a un crecimiento de 6.4% en febrero. En su interior, el gasto de maquinaria y equipo de origen importado creció 4.6%, mientras que en el mes anterior había caído 5.1 por ciento. En tanto, la inversión en equipo nacional se desaceleró, pues creció 7.1% cuando en enero su crecimiento fue de 10.9 por ciento.

La inversión en construcción creció 2.5% en febrero, un ligero repunte frente al 1.6% de enero. Esto, porque la inversión en construcción no residencial cayó menos que en el mes anterior, es decir, en enero cayó 4.2% mientras que en febrero su caída fue de 0.3 por ciento. Sin embargo, la construcción residencial desaceleró al pasar de un crecimiento de 9.4% en enero a uno de 6% en febrero.

Para Alejandro Cervantes, analista de Banorte Ixe, se espera una fuerte desaceleración en los flujos de inversión durante el primer semestre del presente año.

A pesar del avance que presentó la inversión fija bruta en febrero, consideramos que el panorama hacia delante será más negativo. En particular, el reporte de balanza comercial publicado por Banxico e Inegi muestra que las importaciones de maquinaria y equipo registraron una caída de 14.8% anual en marzo, lo cual afectará de manera significativa la variación de la inversión , explicó el analista.

Explicó que la construcción se verá limitada por el bajo crecimiento que presentará la construcción no residencial por la reducción de inversión en proyectos públicos.

[email protected]