En el tercer mes del 2018, El Indicador Mensual de la Inversión Fija Bruta Mensual (IMIFB), presentó una variación anual de 1.87%, cifra que suma cuatro periodos consecutivos con desarrollo positivo del indicador; sin embargo, sigue una tendencia de desaceleración, debido a que el incremento más pronunciado se presentó en febrero del 2018, con un incremento de 5.17 por ciento.

Esta tendencia de desaceleración del indicador que representa los gastos realizados en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de construcción, se explica por la pérdida de ritmo de su primer componente y la disminución en el segundo, de acuerdo con datos ajustados por estacionalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El total de gastos en maquinaria y equipo registró un aumento anual de 8.39%, frente a 8.85% en febrero de este año; dentro de este componente, el rubro que evalúa los bienes usados en el proceso productivo de origen nacional incrementó 6.47%, el mejor resultado en los últimos ocho meses.

Por su parte, el que se refiere a los bienes importados mostró una tasa anual de 10.69% en marzo, contra 12.23% en el mes previo.

Cae la formación de capital fijo en la construcción

Los gastos en construcción, segundo componente de la inversión fija bruta, descendieron 1.57% anual, el primer dato negativo del año en curso; a su interior, el tipo residencial se redujo 0.33%, la primera caída en cuatro meses, mientras las obras no residenciales se contrajeron 2.37 por ciento.

Este resultado del tipo no residencial significó continuar con reducciones en este tipo de gatos por 24 meses seguidos.

La inversión fija bruta proporciona información sobre el comportamiento mensual de la inversión fija, integrada por los bienes utilizados en el proceso productivo durante más de un año y que están sujetos a derechos de propiedad; ésta muestra cómo una gran parte del valor agregado bruto en la economía se invierte en lugar de ser consumida.

ana.garcia@eleconomista.mx