Reducir la inseguridad es el principal desafío que enfrenta la administración del presidente Enrique Peña Nieto hacia el futuro, consideraron empresarios consultados por la firma Deloitte México.

De acuerdo con los resultados de su encuesta "Barómetro de Empresas", correspondiente al cuarto trimestre de 2012, los empresarios mexicanos opinaron que otros desafíos son generar mayor crecimiento económico y reducir la pobreza.

La encuesta, aplicada del 26 de noviembre al 20 de diciembre de 2012, reveló que 70% de los directivos contempla el tema de inseguridad como el desafío más relevante del presidente Enrique Peña Nieto hacia el futuro de su administración.

En segunda instancia se ubicó generar mayor crecimiento económico, y en tercer lugar, reducir la pobreza, añadió la empresa de consultoría.

De igual manera, indicó que es altamente relevante para los encuestados propiciar una dinámica económica sostenida y vigorosa, que además tenga un impacto favorable en las condiciones sociales y económicas.

Deloitte consideró que a partir de ello se pueden generar consensos mayoritarios sobre la agenda política, económica y social por la que debe transitar el país.

Sobre las amenazas para la actividad económica, la mayor parte de los encuestados coincide en que la desaceleración económica de Estados Unidos es la de mayor preocupación, con 49% de las respuestas, contra 39% en el cuarto trimestre de 2011.

Como segundo factor más preocupante, señalaron a la inseguridad con 29%; seguido de los desacuerdos políticos, con 18 por ciento. Sólo 3% y 1% opinaron que la inflación y los precios del petróleo, respectivamente, son elementos de cautela para la economía.

La vigésima cuarta edición del Barómetro de Empresas de Deloitte México muestra en sus resultados la percepción optimista al respecto del entorno de negocios, así como la opinión de coyuntura y prospectiva de los altos directivos consultados.

La firma destacó la opinión favorable de la mayoría de los encuestados con relación a un mejor entorno de negocios en el cuarto trimestre de 2011, en el cual el clima de inversiones, la situación económica y la seguridad son los factores que más han contribuido a su valoración positiva.

De igual forma, apuntó, las expectativas empresariales vislumbran un escenario favorable sobre la situación futura del entorno de negocios, siendo la situación económica y el clima de inversiones los elementos mejor evaluados.

Sobre las reformas pendientes, los directivos y empresarios consultados por Deloitte consideraron la reforma hacendaria como la prioritaria, con 79% de las respuestas.

La perspectiva del 68 por ciento de los directivos es que debe desaparecer o disminuir el impuesto sobre la nómina. En el mismo sentido, 88% considera que el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) y el Impuesto Sobre la Renta (ISR) deben unificarse.

La consultora mencionó que en el tema del Impuesto al Valor Agregado (IVA) puede plantearse que existe una división de opiniones: 53% considera que debe aumentarse, en tanto que 45% no lo cree así.

Sobre la reforma energética, informó que 94% de los encuestados piensa que se debe permitir la inversión privada en la extracción de petróleo, y 69% plantea que debe desaparecer el subsidio a los combustibles.

En este caso, añadió, es claro que los empresarios y directivos encuestados consideran que un marco legal donde se establezca un régimen de inversión privada para extracción del crudo es prioritario.

Respecto a la iniciativa preferente de reforma laboral aprobada a principios de diciembre de 2012, la mayoría de los encuestados consideró que con ella existirá un beneficio en variables clave para la producción y el mercado laboral mexicano.

Incrementos en competitividad (59%), empleo (54%), productividad (51%) e inversión (45%) son los aspectos que perciben como aquellos en donde existirá un mayor avance, y también estiman que la informalidad y los costos laborales se contraerán.

MFH