El corredor industrial de El Salto, Jalisco, considerado uno de los más importantes del país, detuvo inversiones programadas para este año a causa de la inseguridad y la incertidumbre, afirmó el presidente de AISAC, Raúl Güitrón Robles.

En entrevista con medios de comunicación, aclaró que las empresas que ya estaban en expansión, incluso de varios años atrás, siguen con su proceso, “pero no vemos inversión nueva, la incertidumbre a nivel nacional está afectando mucho”.

Destacó que este corredor industrial, que ofrece casi 60,000 empleos, cuenta con empresas que en su mayoría son corporativos internacionales, de tal manera que las malas noticias sobre falta de seguridad o de certidumbre las detiene a invertir.

El presidente de la Asociación de Industriales de El Salto (AISAC), recordó que año tras año y desde su creación este complejo industrial tenía nuevas inversiones, pero ahora se encuentran detenidas porque muchas empresas decidieron esperar hasta ver como siguen las cosas en el país.

Comentó que el tema de la reforma laboral y ahora la situación del IMSS por la renuncia de su director general y la denuncia de falta de medicamentos, dan mala señal porque afecta también a los obreros y a los empresarios.

Güitrón Robles consideró preocupante que se recorte presupuesto al tema de medicamentos del Seguro Social, ya que “el hecho de que uno de nuestros trabajadores tenga una enfermedad y lo citen ocho meses después es algo muy malo para los trabajadores”.

Reiteró que para el segundo corredor industrial más importante de país es prioritaria la certeza jurídica y la seguridad para las empresas y para los trabajadores, quienes siguen padeciendo asaltos por parte de la delincuencia.

Dio a conocer que la inseguridad se agravó más que nada en las calles aledañas al complejo industrial, debido a que se registra un importante número de asaltos a los trabajadores cuando salen de sus trabajos y se dirigen a sus casas.

Raúl Güitrón Robles explicó que se trata de un comando armado que antes se dedicaba a delitos más fuertes, pero ahora se dedica a atacar a grupitos de personas para quitarles carteras, relojes y celulares. “Llegan a ese nivel, antes no se veía eso, hay muchos reportes de los trabajadores”, añadió.

Por otro lado, destacó que el robo a camiones de carga no para y por el contrario ha aumentado este año un 10% con respecto a los primeros meses del año pasado.