La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió el miércoles a Donald Trump sobre el riesgo de una guerra comercial si Estados Unidos aplica sus amenazas de aranceles a las importaciones de automóviles extranjeros.

Según Merkel, Estados Unidos ya originó un “conflicto comercial” tras haber fijado aranceles globales a las importaciones de acero y de aluminio. “Tenemos negociaciones en marcha, mucho más serias, sobre el establecimiento de derechos aduaneros a las importaciones de vehículos por Estados Unidos”, dijo ante los diputados en Berlín. “Hay que hacer todo lo posible para apaciguar este conflicto antes de que se convierta en una verdadera guerra, pero para ello se necesitan dos”.

Los temores de una guerra comercial también se han visto avivados por las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Tras los hallazgos de una investigación de la Sección 301, los dos países han estado conversando por algún tiempo para abordar las preocupaciones estadounidenses sobre las prácticas comerciales chinas relacionadas con la tecnología.

Sin embargo, el 15 de junio, el presidente Donald Trump cumplió con las amenazas anteriores e impuso aranceles sobre importaciones chinas por hasta 50,000 millones de dólares, que comenzarán parcialmente el 6 de julio, a lo que China respondió que establecerá medidas equivalentes.

El presidente de Estados Unidos ha amenazado con fijar aranceles punitivos a otros 400,000 millones de dólares adicionales en importaciones chinas si el país asiático toma represalias, lo que podría resultar, a su vez, en una fuerte respuesta de China.

Merkel hizo consecuentemente un exhorto a Trump para aceptar la negociación. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, viajará próximamente a Estados Unidos para hacer propuestas sobre esta cuestión.

rmorales@eleconomista.com.mx