El nuevo gasoducto que se adjudicará en octubre y la licencia de Transportadora de Gas del Centro (TGC) ya son materia de disputa entre algunos de los empresarios más ricos de Argentina.

El ganador tendrá la responsabilidad de construir el primer gasoducto troncal desde 1988, y será el primer privado que lo realice en la historia del país.

Hace 31 años, el Estado terminó el Neuba II, que operó Gas del Estado hasta su privatización en 1992, y luego pasó a manos de Transportadora de Gas del Sur (TGS). Desde entonces, no hubo otra obra de esa envergadura.

Los dueños de Transportadora de Gas del Norte (TGN) y TGS están listos para pelear por quedarse con la obra, según confirmó El Cronista, gracias a los conocimientos técnicos que adquirieron en 27 años.

Los accionistas de TGN son Tecpetrol (Paolo Rocca), CGC (Eduardo Eurnekian) y RPM Gas (Nicolás Caputo), mientras que en TGS está Pampa Energía (Marcelo Mindlin), Grupo Inversor Petroquímica (familia Sielecki), WST (Werthein) y PCT LLC, una sociedad de inversión de responsabilidad limitada constituida conforme las leyes del estado de Delaware, Estados Unidos.

Además, otras petroleras presentaron propuestas de interés, incluso un grupo mexicano, según comentaron fuentes del sector.

Megaproyecto

A principios de mes, Argentina abrió la licitación de un nuevo gasoducto desde la formación de hidrocarburos no convencionales Vaca Muerta, por un plazo de 17 años que, según la Secretaría de Energía, debería estar finalizado a mediados del 2021.

El llamado contempla la construcción de un gasoducto que conecte la subzona Neuquén (en las proximidades de la localidad de Tratayén de la provincia sureña de Neuquén) con la localidad de Salliqueló, en la provincia de Buenos Aires, y las subzonas Gran Buenos Aires y Litoral, en las proximidades de la ciudad de San Nicolás de la provincia de Buenos Aires.

Recientemente, una fuente de la Secretaría de Energía dijo que la construcción demandará una inversión de unos 2,000 millones de dólares.

“Está previsto que para el invierno del 2021 debería estar terminado. Por eso estamos apurados para que salga ahora (la licitación)”, dijo a Reuters el subsecretario de Hidrocarburos y Combustibles, Carlos Casares, durante el evento Argentina Oil, Gas & Energy Summit, que se realiza en Buenos Aires.

“A cualquier inversionista que haya ganado la licitación le vamos a dar una vía de escape si el contexto económico no le permite construir”, dijo, y explicó que “esas vías de escape nunca son gratuitas, pero que no sea algo oneroso porque (el inversionista) tomó la decisión justo antes de un cambio de gobierno y el cambio de gobierno le cambia las reglas de juego”.

El presidente Mauricio Macri, que buscará su reelección en octubre, apuesta al desarrollo de la formación de Vaca Muerta para dejar de importar energía y convertir al país en exportador neto de hidrocarburos, lo que resultaría en una nueva fuente de ingreso de divisas. (Con información de Reuters)