Los ingresos de los trabajadores en Chile anotaron durante mayo su mejor desempeño en lo que va de pandemia y su variación más alta en cerca de 40 meses, impulsados por las medidas de apoyo a la liquidez, como los retiros de fondos de pensiones y los subsidios estatales- y la baja base de comparación.

Según cálculos de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), la masa salarial mostró una variación de 6.6% en el quinto mes del año respecto al mismo lapso de 2020, un máximo no visto desde marzo de 2018.

El indicador mide la evolución del total de ingresos laborales de los trabajadores asalariados, y se calcula a partir de la variación en doce meses de las remuneraciones reales y del empleo.Dado lo anterior, los resultados se explican por un crecimiento durante mayo de 4.4% en el empleo (el más alto desde febrero de 2018), acompañado de una expansión de 2.1% de las remuneraciones reales en el citado período.

El crecimiento del empleo, si bien es el más alto desde en más de tres años, se vio beneficiado por las bajas bases de comparación, luego de caer un violento 10% en mayo de 2020, precisó la CCS en el reporte.

“Considerando las bajísimas base de comparación de la mayor parte de lo que resta del año, la masa salarial seguirá fortaleciéndose en los próximos meses, a lo que se debe sumar dentro de la situación financiera los hogares los recursos de liquidez adicionales provistos por los retiros de pensiones y los bonos estatales extraordinarios.

Todo ello es consistente con una mayor dinámica del gasto privado, prevén en el gremio. Durante mayo, el empleo mejoró en la mayoría de las ramas de actividad productiva, con excepción de los servicios básicos.