Durante el 2018 los ingresos de las empresas que ofrecen servicios crecieron en promedio 3.1% a tasa anual. El avance del sector servicios registrado para este año es el más modesto desde el 2014 (2.7%) y con él se ligan cuatro años consecutivos siguiendo una tendencia de desaceleración.

El débil crecimiento de la economía de servicios durante el 2018 se derivó de una caída de 0.5% en los servicios turísticos y crecimientos pobres de 0.5% y 1.2% en los servicios educativos y de información masiva respectivamente, de acuerdo con la Encuesta Mensual de Servicios del Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía).

El sector servicios y el comercio en conjunto aportan más del 60% al PIB de México y en ellos se emplean más de la mitad de los mexicanos por lo que su deterioro tiene gran impacto en el comportamiento de la economía nacional, mismo que se ha reflejado en los años recientes.

Ingresos de servicios culturales, recreativos, de salud y transporte dan aire

Aunque a menor ritmo los ingresos generados por las empresas prestadoras de servicios continúan en crecimiento, gracias al dinamismo presentado en los servicios recreativos, culturales, deportivos, de salud y asistencia social, de transportes y almacenamiento.

Los ingresos generados por cines, museos privados, centros de entretenimiento, estadios, jardines y parques recreativos aumentaron 8.8% en promedio anual durante el 2018.

Por su parte, los consultorios, hospitales, asilos, orfanatos, laboratorios y clínicas dentales crecieron sus ingresos 7.1%, de acuerdo con las cifras del Inegi.

Las empresas que ofrecen servicios de transporte privado (marítimo, terrestre o aéreo), que realizan envíos de mensajería, paquetería y almacenamiento lograron un incremento anual promedio de 7.0 por ciento.

[email protected]