Industrias nacionales afectadas por la ilegalidad, entre ellas tabaco, vestido, calzado, textil, tequila y software, cerraron filas para exigir al Congreso que este delito se tipifique como grave, bajo los términos de delincuencia organizada, y se ataque de manera frontal.

México pierde 74,000 millones de dólares por el problema de piratería y contrabando, equivalente a 9 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto(PIB)y una sexta parte de la deuda externa bruta que el país alcanzó al cierre del primer trimestre del año, acusó el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega.

El empresario destacó que tan sólo en el 2015, la merma por ese flagelo suma 1 billón de pesos.

En el marco de la celebración del Día Nacional de Combate a la Piratería, como primera ocasión, el líder de los industriales lamentó que debido a esa situación, las arcas nacionales dejan de recibir 6,000 millones de pesos sólo por concepto de IVA, en tanto que las empresas y sectores productivos pierden grandes cantidades de recursos y se ven en la necesidad de despedir personal por la competencia desleal. No obstante, dijo, lo más preocupante es que los consumidores ponen en riesgo su seguridad y muchas ocasiones su salud al adquirir estos productos, que no cuentan con los debidos controles de calidad e inocuidad, pero parece no importarles a los niños y jóvenes, porque han perdido sensibilidad.

“Representa un grave delito y no se justifica bajo ninguna circunstancia, contribuyendo a un peligrosos ambiente de impunidad y leyes laxas, que aparentemente cualquiera puede romper y no tener consecuencias”, expresó.

Herrera Vega admitió que han habido resultados  a través de la Mesa de Combate a la ilegalidad, en coordinación con  los sectores público y privado, pero el problema sigue latente, por lo que se deben endurecer las acciones, a fin de proteger la productividad y competitividad de los sectores calzado, textil y del vestido.

Empresarios de la industria del tabaco denunciaron que de las 250 marcas de cigarros ilegales que se venden en el país, y que cuentan con Alerta Sanitaria de la Cofepris, dos de ellas, Patrol y Sheriff, se venden en el mercado formal a través de las tiendas Duty Free de los aeropuertos, principalmente en el norte del país. El presidente del Consejo Nacional de la Industria Tabacalera, Gastón Zambrano, dijo que los cigarros ilegales se distribuyen a través de mercados informales y ambulantes a un precio de entre 10 y 15 pesos.