Los industriales del país refrendaron su rechazo a un posible acuerdo de libre comercio con Brasil, luego de que aquel país amenazó con demandar el Acuerdo de Complementación Económica (ACE) 55 en contra de México en el tema automotriz, principalmente.

El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Salomón Presburger, recordó que siempre que se ha hablado de un posible tratado de libre comercio con ese país sudamericano reiteradamente hemos señalado que no estamos de acuerdo en hacer libre comercio con ellos, porque la forma en cómo se manejan es a través de barreras no arancelarias .

Y dejó en claro que como se ve ahora en el ACE 55 en el tema automotriz, cuando los brasileños observan que no están ganando terreno quieren cambiar las condiciones acordadas.

Por eso, el líder de los industriales en el país aseveró que mientras ellos, los brasileños, mantengan esa postura no habría para México un juego justo en los mercados.

Mientras no cambien su política difícilmente vamos a estar de acuerdo en hacer un tratado de libre comercio con ellos, esperamos que en el tema automotriz se llegue a un acuerdo y no perdamos las ventas que ya se tienen .

En este sentido, el director de Negocios Internacionales del Instituto Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe, Juan Carlos Rivera, dijo que en el dilema del ACE 55 entre Brasil y México, el ejecutivo de ese país va a tener que impulsar el bienestar nacional por encima de la petición de los sindicatos de demandar el acuerdo.

Y es que el especialista asegura que el país brasileño necesitará importación de producto y en particular importación de automóviles, sobre todo porque el consumidor brasileiro reconoce la calidad del automóvil fabricado en México, lo cual se comprobó en el año 2011 cuando el Nissan March, que se produce en Aguascalientes, México, fue el vehículo ligero más vendido en Brasil.

Yo pienso más bien que si Brasil da indicios de querer reventar el acuerdo y que éste se vuelva unilateralmente inviable, lo cual es una práctica comercial clásica y presionar a México para que demande el acuerdo, será seguramente una práctica populista para justificar a la presidenta de Brasil ante los sindicatos .

Finalmente, aseveró que Brasil también observa la inconveniencia de no respetar el acuerdo, pues si bien puede imponer aranceles, también puede exigir, como ellos, un alto contenido nacional en los productos que ese país importa.

klm