El segundo semestre del 2011 estará inmerso en dificultades y volatilidad como consecuencia del efecto de la desaceleración internacional, alertó el sector industrial del país, a lo que propuso al presidente Felipe Calderón consolidar la estabilidad macroeconómica, conservar el crecimiento de la economía y asegurar una transición presidencial ordenada, sin sobresaltos ni sorpresas.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), que preside Salomón Presburger, demandó al Jefe del Ejecutivo que en la recta final de su mandato no recurra a una política expansiva de gasto público o al freno inducido de la economía, por el contrario, se requiere actuar con eficacia y oportunidad para fortalecer el blindaje de la economía, activar el mercado interno y profundizar el cambio estructural.

Fortalecer mercado interno

A través del documento Pulso Industrial , el organismo privado propuso privilegiar la proveeduría nacional, fortalecer el mercado interno y estimular a las empresas de menor tamaño, como parte de la política pública de esta administración.

Se requiere un sistema que obligue a todas las dependencias del gobierno a registrar e informar el estado que guardan sus procesos de compras y pagos vía electrónica.

Mencionó que persisten 10 factores que ensombrecen el panorama: alza de precios en materias primas; la deuda europea; debilidad en el consumo de Estados Unidos; baja actividad manufacturera; aversión al riesgo en los mercados financieros, y los déficit presupuestales en algunas de las economías más importantes del mundo.

Además de desempleo y subempleo; el debilitamiento de la economía japonesa; el aumento de los flujos de capital financiero a las economías emergentes, y el fortalecimiento de las monedas frente al dólar complican el crecimiento mundial y de aquellos países que dependen en alto grado de lo que ocurre en el ámbito internacional.

Los problemas latentes en las economías de Estados Unidos, Japón y algunos miembros de la Unión Europea intensifican los vientos de la desaceleración a escala internacional, generando dudas en torno de la evolución de la economía en el corto plazo. Hay quienes aseguran que estamos en la antesala de una nueva recesión , expresaron los analistas del sector privado.

La Concamin indicó que el descenso de la actividad manufacturera y el consumo de los estadounidenses complica el panorama de la economía mexicana, cuyos números reportan una tendencia de pérdida en la fuerza la producción fabril a partir de febrero.

[email protected]